El cáncer de mama es el tipo de tumor más frecuentemente diagnosticado entre las mujeres y, a pesar de todos los avances en tratamientos y diagnósticos, sigue siendo la primera causa de muerte por cáncer entre ellas. En este contexto, varias presentaciones previstas en ESMO podrían cambiar la práctica clínica en cáncer de mama.

Para empezar, Javier Cortés, investigador traslacional asociado de VHIO, presentará los resultados del ensayo de fase III DESTINY-Breast 03. Este evaluó el uso de un nuevo ADC, trastuzumab deruxtecan. El mismo ha logrado una actividad clínica superior a la de cualquier otro fármaco previo evaluado en el contexto de la práctica clínica de cáncer de mama. De hecho, sus resultados han sido tan positivos que se ha convertido en uno de los temas principales del congreso de ESMO.

También son de destacar los resultados de otros ensayos clínicos, como el TULIP o el POSEIDON. El primero de ellos que demuestra los beneficios de otro ADC mientras que el segundo avala el uso de inhibidores de PI3K junto con tratamiento hormonal.

Cambiar la práctica clínica en cáncer de mama

El ensayo DESTINY-Breast 03 comparó los resultados de administrar trastuzumab deruxtecan en pacientes de cáncer de mama HER2+ metastásicas. Estas ya habían recibido otras líneas de tratamiento frente al tratamiento estándar hasta ahora en la práctica clínica en cáncer de mama. El mismo consiste en otro conjugado, trastuzumab emtansine, propuesto a partir del estudio EMILIA.

Un dato muy significativo también es que en el 16 por ciento de las pacientes se ha visto que desaparecía toda evidencia de cáncer. Esto quiere decir que sería potencialmente posible que un grupo de estas pacientes puedan curarse. Por otra parte, se observa que la supervivencia libre de progresión en el grupo que recibió el tratamiento estándar fue de 6,8 meses. Mientras, en las pacientes a las que se les administró trastuzumab deruxtecan esta todavía no se ha alcanzado. De hecho, más de la mitad de ellas llevan dos años sin que se produzcan progresión.

Este es el medicamento que ha logrado en un ensayo clínico de cáncer de mama los mejores resultados nunca vistos. Estamos seguros de que supondrá un cambio en el paradigma del tratamiento de estas pacientes”, afirmaba Javier Cortés.