El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina ha inaugurado las VI Jornadas Activistas y de Salud Pública en la sede del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España.

En el evento de presentación han participado diversos profesionales del sector, quienes han adelantado los temas en los que van a profundizar en esta nueva edición – como ludopatía, migrantes, población gay, salud integral…-, así que después de la pausa tras la pandemia, viene con más fuerza que nunca.

José María Rodríguez, secretario general del CGCOM, ha recordado que “la salud pública es la acción política y social de todos los estados y gobiernos para promover la salud en todos sus ciudadanos antes de que llegue la enfermedad”.  Asimismo, el experto ha incidido en que la protección social es un ejercicio de solidaridad que hay que inculcar. “Hay que ser solidarios y generosos”.

La importancia del canal y el mensaje

Ana Presa, coordinadora de la Comisión de Salud Pública del CEEM, ha explicado que la salud pública es un reto, oportunidad y una ilusión. Para ella, “informar es la mejor forma de empoderar a las personas. Un pueblo que no sabe, nunca luchará por lo que es suyo, así que, actos como este, hacen que la salud sea más nuestra”. En este sentido “la salud pública va de eso. Un balance entre lo colectivo y lo personal. De defender lo que es de todos sin olvidar la individualidad”.

Le gustaría pensar que serán unas jornadas “que van a pasar a la historia por ser la primera vez que se unen el activismo -canal- y la salud pública -mensaje-”. En conclusión “si no es como un grito vacío o unas palabras sin voz. Hay que saber qué decir, formarse sobre cómo, por qué y de qué vive, enferma y muere la gente antes de alzar la voz. Una vez con esa información, el espíritu de cambio y reivindicación viene sola. Para saber canalizarlo estamos hoy aquí”.

Una reivindicación en sí misma

Antonio Pujol, residente de Medicina Preventiva y Salud Pública, ha subrayado la relevancia de estas jornadas, que nacieron en 2016, tras detectar un grupo de estudiantes que la formación médica universitaria se centraba fundamentalmente en aspectos biológicos, obviando la extensión biopsicosocial que diferencia la profesión de otra ciencia.

Ahora tras “superar la fase álgida de la pandemia” vuelven a retomarse “con más razones si cabe, que las que motivaron las jornadas anteriores”. Así, “no son un evento científico más, sino una reivindicación en sí misma: Organizamos estas jornadas porque buscamos esa formación que la Universidad que pagamos, que nos forma como profesionales, no nos está ofreciendo. Es probable que estos días aprendamos contenidos que deberíamos haber adquirido en la carrera. Estos conocimientos permiten que nuestros pacientes no abandonen el sistema sanitario por sentirse excluidos. Que nosotros, como profesionales asistenciales, sospechemos de una enfermedad infecciosa concreta, según los antecedentes sociales y geográficos de nuestros pacientes y podamos tratarla o, incluso, que nos pongamos delante de un micrófono, para denunciar que la precariedad de nuestros centros sanitarios está impidiendo que nuestros pacientes reciban las mejores prestaciones”.

Por una educación ética

Por otra parte, estas jornadas también son una “ denuncia contra la contaminación de los eventos científicos médicos por los humos de la industria farmacéutica. Tenemos totalmente normalizado que para asistir a un congreso haya que pagar 500 euros o que lo financie un Laboratorio. No es lógico ni justo".

Y ha proseguido, “no podemos permitir que nuestra formación como profesionales y el progreso científico venga dictado por los intereses de la industria. Por ello, esperamos que se encuentre en estas jornadas la chispa que encienda esta vocación social, de un ejercicio riguroso, íntegro de la formación y actividad social y compromiso reivindicativo, siempre por el futuro de la medicina y sociedad más justa y equitativa”.

Trabajar por la salud, y no por la enfermedad

Fernando Simón, director del CCAES, ha recordado que en medicina hay un problema añadido a otras carreras, y es que no se puede dejar de hacer correctamente, si además de ser listos, no se tiene compromiso”. Ahora, tras la pandemia, “se sabe lo que de verdad puede representar ser médico”, ha incidido.

“Hay que trabajar por la salud. No por la enfermedad”. Hasta hace poco, ha descrito, el trabajo de los médicos era curar la enfermedad. Y el concepto debería ser conseguir que la población esté sana. Siempre. Para él no tiene mayor importancia vivir hasta los 90 años, sino hasta el día que uno muera con la mejor salud posible. Eso es lo que hay que conseguir. Hay que entender que el sistema sanitario no son los hospitales y que todas las especialidades son necesarias, muy interesantes y con gran impacto.

También ha recalcado que hay que darse cuenta que “un 40 % de las plazas de Atención Primaria se quedaron vacías. No tiene buena prensa. En la carrera se habla poco”, ha asegurado. “Pero cuando una persona entiende de verdad de salud se da cuenta que la Atención Primaria probablemente es el lugar donde necesitamos a los mejores médicos. Y a los más comprometidos”. “Es más fácil elegir una especialidad de la que están hablándote permanentemente de ella”, ha reivindicado, pero “la medicina es todo, y cada una de las áreas son importantes”.

Hay muchas especialidades que se quedan sin cubrir y eso genera un problema importante al sistema sanitario español. “Si alguien pierde el tiempo en hacer lobby por una especialidad concreta es porque tiene tiempo y dinero para hacerlo. Necesitamos a las empresas privadas y farmacéuticas, pero cada una en su sitio. No donde no deben”, ha opinado.

En este sentido, ha elogiado el amplio temario que se va a abordar en esta edición: “Nosotros antes estudiábamos enfermedades” y la Medicina tiene que ir más allá, incluyendo otros conceptos. Los profesionales sanitarios tienen que preocuparse por la salud, que puede ser tanto física como mental. “Hay que entender que la salud tiene que incluir todos estos conceptos, lo que implica que la salud no es un problema médico, sino de toda la sociedad”, ha recalcado.

La medicina es ir más allá

Luciana Nechifor, presidenta del CEEM, por su parte, ha concluido “queremos que sintáis que la Medicina no son solo libros, clases y prácticas, sino una responsabilidad con la sociedad que podemos suplir liderando iniciativas con el objetivo de acabar con eficiencias estructurales que alimentan la justicia y desigualdad”. También ha recordado que este año comienzan el grado de Medicina Jaén y Almería, con las que ya son 46 facultades de Medicina.

Así, durante las jornadas se realizarán diferentes actividades para concienciar a la sociedad de la situación actual como la falta de profesorado, y se abordarán diferentes temas como el aumento de los precios de los medicamentos, cómo repercute el cambio climático en nuestra salud, así como las adicciones, el consumo de alcohol como cultura juvenil, la salud LGTB, entre otros muchos temas.

En definitiva, las jornadas suponen un paso más para la lucha por una medicina más justa y equitativa.