Más de 7 millones de embarazos no planificados podrían presentarse en el mundo en los próximos seis meses derivados del confinamiento por COVID-19. Estos son datos del Fondo para la Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés). Situación por la cual organismos de salud aconsejan centrar las estrategias de planificación hacia métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada (ARAP), como el implante subdérmico, en adolescentes.

El caso de México es altamente significativo en estas recomendaciones al ocupar el primer lugar en embarazos no planificados en población adolescente. México cuenta con una tasa de fecundidad de 70.6 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad, lo que significa más de 390 mil nacimientos anuales en menores de 19 años, destacó la Dra. Josefina Lira Plascencia, presidenta del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia (COMEGO). Estas conclusiones se han recogido durante la conferencia virtual “Estrategias para reducir embarazos no planificados durante la pandemia.”

Actualmente, los sistemas de salud se enfocan cien por ciento en la atención del COVID-19, para reducir su impacto. Recientemente, el Gobierno Federal emitió un acuerdo sobre las acciones esenciales para la atención y protección de niños y adolescentes durante la emergencia sanitaria. En dicho documento solicita a todas las instituciones de salud realizar el máximo esfuerzo para prevenir embarazos en adolescentes y garantizar el acceso a métodos anticonceptivos.

Reducir en 50% la tasa de fecundidad en adolescentes

Al Compendio Nacional de Insumos para la Salud, se ha integrado el nuevo implante anticonceptivo subdérmico con levonorgestrel que ofrece protección hasta por 5 años. Ya está disponible en instituciones de salud pública como el IMSS y Secretaría de Salud. El objetivo es beneficiar a un mayor número de mujeres jóvenes, incluidas las adolescentes. Dicho implante es conocido en el mercado privado como Jadelle.

Este método está dentro de los conocidos como Anticonceptivos Reversibles de Acción Prolongada (ARAP), como el implante subdérmico con protección hasta por 5 años. Mismos que son recomendados por asociaciones gineco-obstétricas en el mundo como una opción segura y altamente eficaz para mujeres jóvenes y muy jóvenes al adaptarse a sus necesidades. Incluso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca que estos métodos pueden emplearse en mujeres nulíparas.

Las limitaciones para acceder a métodos anticonceptivos durante la pandemia y el confinamiento pueden complicar el uso perfecto de condones, pastillas, aros anticonceptivos y otros.

Sin embargo, los métodos de larga duración no se ven afectados por errores en su uso y son tan eficaces como la esterilización, lo que previene el embarazo no planificado aún durante el confinamiento, expresó la Dra. Lira Plascencia.

Nuevo implante subdérmico

El nuevo implante subdérmico se compone de dos barras delgadas y flexibles de tamaño similar a un cerillo (4 cm). Cuenta con tecnología de micro liberación prolongada de levonorgestrel cada día durante 5 años. Esta hormona es la encargada de brindar protección anticonceptiva comparable a la esterilización femenina. De acuerdo con la Dra. Georgina Ruvalcaba, Gerente Médico de Innovative Women´s Health de Bayer de México, su colocación es de tipo ambulatorio, un procedimiento sencillo que solo requiere de un anestésico local y 70 segundos.

Entre los métodos ARAP, este nuevo implante anticonceptivo subdérmico liberación de hasta por 5 años es uno de los más convenientes tanto para las mujeres jóvenes que lo requieran, como para las instituciones públicas que lo proporcionan. Su rango de efectividad es superior al 99%. Con el mayor tiempo de protección anticonceptiva, se convierte en un método más confiable, discreto y cómodo, y costo-efectivo para las instituciones de salud, mencionó la Dra. Yasmín López Vera, médico gineco-obstetra adscrita al Hospital de la Mujer de la Secretaría de Salud de Michoacán.

Compromiso de las autoridades con el implante

Comprometidos con el bienestar de los adolescentes, Bayer ha realizado desde 2019 a la fecha más de 880 capacitaciones en hospitales y centros de salud en todo el país. En concreto, para más de 15 mil profesionales de la salud como médicos generales, ginecólogos, entre otros, pertenecientes al IMSS, ISSSTE y Secretaría de Salud. Todo ello, con el objetivo de brindarles información y herramientas necesarias para una adecuada consejería anticonceptiva y aplicación del implante subdérmico.

Integrar este nuevo método anticonceptivo reversible de acción prolongada aumenta las opciones de las mujeres. Además, es una clara muestra del compromiso por parte de las autoridades sanitarias por fortalecer las estrategias para reducir los embarazos no planificados en adolescentes.