En el  mundo, entre 0.5 y 1 por ciento de los pacientes con tumores sólidos presentan una alteración genómica rara llamada fusión de los genes NTRK, receptor neurotrófico  de la tirosina cinasa, asociada con una amplia gama de cánceres, como son pulmón, tiroides, gastrointestinal, muscular,  tejido blando y sistema nervioso central.

Para ellos existe una nueva opción de tratamiento llamada Larotrectinib, una terapia oral que es usada en pacientes adultos y niños con cáncer de fusión TRK. En México el nuevo tratamiento ya fue sometido ante los lineamientos de la COFEPRIS y se espera que se encuentre disponible el próximo año.

La doctora Luz Cubillos Garzón, vicepresidenta de la División Farmacéutica de Bayer Latinoamérica, informó durante la Conferencia de prensa anual de la compañía para la región 2019, realizada en Miami, que la terapia ya está disponible en Estados Unidos y este año se espera que llegue a Brasil, mientras que en la Unión Europea ya fue presentada la solicitud correspondiente para aprobar su comercialización.

El nuevo tratamiento es el primero que se desarrolla para la fusión del gen TRK, mismo que aparece de forma natural durante el desarrollo embrionario, pero que se inactiva al terminar esta etapa y no se expresa más.  Gracias a las investigaciones se descubrió que en algunas personas este gen modifica su estructura molecular y reaparece su efecto estimulante de crecimiento que, en esta etapa, se asocia con el cáncer. “Este hallazgo es reciente y se logró al evaluar tejidos, aquellos genes estaban expresados en los tumores cancerígenos”, dijo.

El objetivo del medicamento es lograr que el gen no se exprese y de esta forma se detiene el crecimiento del cáncer, ofreciendo una oportunidad de vida para los pacientes, ya que con dos tomas al día pueden rehacer sus actividades diarias.

Para determinar a los pacientes candidatos a este tratamiento, los médicos deben solicitar la realización de un screening llamado IHC y, posteriormente, tres pruebas genómicas denominadas FISH, RT-PCR y NGS para determinar si el cáncer está relacionado con la fusión del gen, concluyó la Dra. Cubillos.