La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es una enfermedad mediada inmunológicamente que se manifiesta en dos formas principales: la Enfermedad de Crohn (EC) y la Colitis Ulcerosa (CU). Estas patologías son debilitantes, afectan el intestino en distintas zonas e incluso pueden presentarse manifestaciones externas como afectaciones en la piel, los ojos y las articulaciones. No existe cura para ninguna de las dos.

A nivel global la Enfermedad de Crohn afecta a más de 2.6 millones de personas y la colitis ulcerosa a 3.2 millones más. En México se calcula que alrededor de 40 mil personas presentan Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Esto puede convertirse en un problema de salud que aumentará en los próximos 15 años. Aunque pueden surgir a cualquier edad, las personas entre 20 y 50 años son los más afectadas.

Tratamiento biológico

La biofarmacéutica japonesa Takeda ofrece a los pacientes mexicanos el primer tratamiento biológico selectivo para el intestino, cuyo principio activo es vedolizumab. Esta nueva terapia para pacientes adultos con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa de moderadas a severas, llega a partir de la necesidad de un medicamento biológico selectivo que sea tolerable y eficaz para pacientes que no han tenido una respuesta favorable a terapias convencionales o a tratamientos anti factor de necrosis tumoral alfa (que suprimen el sistema inmunológico y reducen la inflamación).

“Las terapias de la enfermedad de Crohn y de la colitis ulcerosa han evolucionado en los últimos diez años. Sin embargo, en Takeda sabemos que los pacientes tienen necesidades y desafíos que aún no se han cubierto, especialmente si hablamos de alcanzar y mantener la remisión o control de los síntomas, y hoy alcanzar incluso los nuevos objetivos terapéuticos más allá de este control”, destaca la Dra. Itzel Romo, líder médico para la Unidad de Gastroenterología de Takeda México. “Vedolizumab es un nuevo tipo de tratamiento biológico selectivo para el intestino, es decir, bloquea el movimiento de ciertos glóbulos blancos hacia el tejido intestinal para reducir la inflamación”.

Beneficios de Vedolizumab

Vedolizumab controla los síntomas de manera temprana y alcanza nuevos objetivos de tratamiento como son la mejoría endoscópica, cicatrización histológica e incluso transmural. También logra alcanzar los objetivos del tratamiento y mantenerlos. Por ello, la remisión clínica se mantiene a lo largo del tiempo hasta 9 años, de acuerdo con estudios clínicos publicados. Su perfil de seguridad es confiable, incluso a largo plazo como terapia de mantenimiento.

En la Enfermedad de Crohn los síntomas más comunes son diarrea, dolor abdominal continuo, sangre en las heces, poco apetito y pérdida de peso. En la colitis ulcerosa se pueden presentar dolor rectal o sangrado, diarrea, dolor abdominal, entre otros. En ambos casos pueden estar acompañados de manifestaciones extraintestinales con afección a ojos, piel, articulaciones, entre otras.

Además de estos síntomas, la EII tiene un impacto importante en el bienestar emocional que puede llevar a la depresión e impacto a nivel social. Es común también para estos pacientes sentirse avergonzados o tener una percepción negativa de su imagen e incluso, algunas decisiones como: elegir una carrera o la planificación familiar están condicionadas por el hecho de presentar alguna de estas manifestaciones de la EII.

Tratamientos biológicos tempranos

La Enfermedad de Crohn afecta a cualquier parte del intestino, desde la boca hasta el ano y puede afectar el espesor total y no solo la mucosa del intestino. En la Colitis Ulcerosa solo involucra el intestino grueso y la mucosa. “El diagnóstico y tratamiento oportuno, incluyendo el uso temprano de tratamientos biológicos, tiene el potencial, en algunos pacientes, de desacelerar el progreso de estas enfermedades y mejorar los resultados, brindando una mejor calidad de vida en los pacientes”, agrega la Dra. Itzel Romo.

Por ello, la meta de Vedolizumab es la de inducir y mantener las remisiones clínicas. Y que esta respuesta sea duradera a lo largo del tiempo. Cerca del 40% de las personas con alguna de estas condiciones tarda más de un año en ser diagnosticadas y el 17% más de 5 años. El tratamiento oportuno, incluyendo el uso temprano de tratamientos biológicos, tiene el potencial, en algunos pacientes, de evitar la progresión del curso natural de la enfermedad y así evitar complicaciones derivadas de la misma.

Con esta terapia, Takeda refuerza su compromiso de poner al paciente en el centro, a fin de contribuir a mejorar su calidad de vida. Ofrece opciones de tratamiento selectivas que logren alcanzar objetivos más allá del control de los síntomas, ayudando a las personas a restaurar en su día a día la normalidad que tanto necesitan.