Laura Fonseca, Oviedo.- "Estancamiento peligroso" y "época de vacas flacas". Así ha definido la presidenta del Colegio de Médicos de Asturias, Carmen Rodríguez, la situación de la profesión médica en el Principado. Cuando se cumplen los primeros dos años de gestión de Rodríguez al frente de la organización colegial asturiana, el balance que realiza la representante de los facultativos es bastante crítico hacia la política sanitaria de la Administración regional socialista, con la que mantuvo sonados enfrentamientos, que se agudizaron tras el intento del Principado de implantar la libre colegiación.

Carmen Rodríguez, jefa del Servicio de Laboratorio del Instituto Nacional de Silicosis, centro adscrito al Hospital Central de Asturias, considera que desde la Consejería de Salud se han "incurrido en inexperiencia" y "no se ha sabido gestionar adecuadamente las transferencias". Cree que Asturias, una región tradicionalmente con un alto nivel científico – fue en el viejo Hospital General asturiano donde nació el sistema de formación MIR que luego se exportaría al resto de España -,"está asistiendo a un estancamiento que resulta peligroso".

La presidenta de la entidad colegial asturiana responsabiliza directamente de estos hechos al Gobierno autonómico y ha afirmado que "tras las transferencias sanitarias se levantó un tiempo de expectación y optimismo, pero la realidad es que el traspaso sólo ha supuesto enfrentamientos y conflictos entre la Administración y la profesión sanitaria". No obstante, Rodríguez confía en que la situación sufra un vuelco en Asturias con la entrada en vigor del Estatuto Marco y la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) actualmente en trámite parlamentario.

En sus dos años al frente del Colegio de Médicos de Asturias, con más de cinco mil profesionales adscritos, esta facultativa ha logrado, en su opinión, "acercar la profesión a la sociedad" e implicar a la organización colegial en "asuntos que nos interesan a todos, médicos y ciudadanos".

Jornada de tarde

Uno de los temas sobre los que la presidenta del ha venido mostrándose contraria en los últimos tiempos ha sido sobre la pretensión de la Administración sanitaria asturiana de extender el horario de atención de hospitales y centros de salud más allá de las tres de la tarde. Al respecto, Carmen Rodríguez ha señalado que "para llevar a cabo un proyecto como ese se precisa un aumento de plantilla. No se puede cubrir la nueva jornada de tarde con el mismo personal que ahora trabaja de mañana". En este asunto, el Colegio de Médicos se alinea con sindicatos profesionales como el SIMPA, SATSE y SAE, así como con CC.OO. y UGT, que reclaman la contratación de personal para pactar con el Servicio de Salud (Sespa) la ampliación de los actuales horarios de atención sanitaria.

Perspectivas de futuro en la Sanidad asturiana

Cuando en Asturias acaba de firmar el pacto de gobernabilidad entre el PSOE e IU, Rodríguez no dudó en mostrar sus dudas con respecto a esta alianza. Se quejó de que "los pactos no se den a conocer antes de los comicios, así el votante sabría con más certeza qué tipo de política aplicará el nuevo gobierno". En cualquier caso, afirmó que espera que el próximo Ejecutivo regional se "muestre más receptivo y con menos prejuicios que el anterior", con el que mantuvo fuertes discrepancias.

La responsable colegial considera que no es de temer que la coalición entre socialistas e IU haga resurgir el proyecto de colegiación libre, que la anterior Administración del PSOE intentó plasmar al inicio de la legislatura. "Confío en que el nuevo Gobierno autonómico sea prudente y no vaya a la confrontación, cuando hay interpuestos unos recursos de inconstitucionalidad y, máxime, cuando ninguno de los programas políticos de las pasadas elecciones autonómicas planteaba la libre colegiación", ha indicado.

Finalmente, la presidenta del Colegio se mostró crítica con la negativa del Principado a homologar a los hospitales privado-concertados, uno de los cuales permanece en huelga desde hace casi dos meses. "Los hospitales concertados deben dejar de ser Medicina de segunda" " ha insistido – para abogar por la equiparación plena, tanto laboral como económica de sus médicos con los de la Sanidad pública".