Jesús Romano. Cádiz.- Después de que el pasado día 2 de julio el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicara el decreto que regula la implantación del código numérico personal para la identificación de los profesionales sanitarios -identificador que podrá sustituir al número de colegiado en documentos oficiales de obligada cumplimentación sobre procesos asistenciales y prestaciones sanitarias-, los últimos "avances" normativos para la consecución de la libre colegiación en Andalucía comienzan a hacer mella en el ánimo de los responsables de algunos Colegios de Médicos de la región. Es el caso del presidente de la institución médico-colegial gaditana, Ricardo Miranda, quien, en una entrevista concedida a EL MEDICO INTERACTIVO, llegó a plantear la posibilidad de que "la colegiación sea voluntaria, para que ser colegiado sea un prestigio, un honor" para el facultativo.

"Aunque de la Junta de Andalucía ya tan sólo nos cogería de sorpresa que nos diera una buena noticia, en 47 años que llevo en esto no he visto nada como lo que en este tiempo estamos viviendo", declaró el máximo responsable de la citada entidad, tras indicar que "el Gobierno (regional) no nos consulta a la hora de aprobar este tipo de leyes ni para adoptar ninguna iniciativa. es una situación muy preocupante". Ante esta perspectiva, "me pregunto qué papel juego yo, qué papel juega el Colegio, si nuestra imagen, nuestra función, está tan diluida en la sociedad".

"El Colegio de Médicos", añadió, "no tiene hoy en día el prestigio que debe, pero tampoco debe ofrecer servicios que a una institución de este tipo no le corresponden". Por este motivo y, debido a que "tenemos la desgracia de tener al consejero que tenemos", (en alusión al consejero andaluz de Salud, Francisco Vallejo), "creo que la colegiación debe ser voluntaria, y que sea el propio Colegio el que acepte, o no, que un facultativo entre a formar parte de él, para que fuese un incentivo, una garantía de que el médico en cuestión es un buen profesional".

Esta iniciativa, sin embargo, "nos perjudicaría desde el punto de vista económico", debido a que repercutiría directamente en los ingresos por las cuotas de colegiación, admitió Miranda, quien elogió la actitud de los facultativos en este asunto. Y es que, a pesar de la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Junta de Andalucía (recurrida por el Gobierno central ante el Tribunal Constitucional), que eximía de la colegiación a los profesionales que trabajaran para la Administración Pública, "me sobran dedos de la manos para contar las peticiones de descolegiación que hemos recibido en Cádiz".

A este respecto, aseveró que en el caso de la entidad médico-colegial gaditana no sólo "no ha disminuido el número de colegiados, sino que en este último año se ha incrementado, hasta alcanzar los 4.200".

Por otra parte, fuentes colegiales anunciaron a este diario que los servicios jurídicos del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos se encuentran en estos momentos preparando el recurso contra el decreto sobre el código numérico personal, que "se presentará en breve".