Trini Díaz, Pamplona.- Miguel Sanz, que inicia su tercer mandato como presidente del Gobierno de Navarra con los votos de UPN (23) y CDN (4), anunció en su discurso de investidura ante el Parlamento Foral, que su gestión en salud se orientará hacía la profundización del llamado "modelo sanitario mixto", en el que se incorporen tanto los recursos públicos como privados. Sanz también propuso una Carta de Derechos y Deberes del Paciente, en la que se fijarán garantías y plazos máximos de demora para consulta en Atención Primaria y Especializada y la elaboración de un Plan de Salud 2005-2010 con el que racionalizar el gasto sanitario.

El Gobierno Foral prestará especial atención a las áreas de salud mental, rehabilitación y atención sociosanitaria, así como a los planes de atención a la mujer y a los niños. Sanz explicó que la nueva organización del sistema sanitario girará en torno a una Agencia Navarra de Salud, que se encargará de desarrollar un "plan de calidad total del sistema sanitario" con el objetivo básico de afrontar una reordenación del gasto y una reformulación de su gestión.

El programa de Salud presentado por Miguel Sanz fue duramente criticado por los grupos de la oposición, ante lo que consideran una estrategia para la privatización de los servicios sanitarios. Los portavoces del PSN, IU, Aralar y EA-PNV, manifestaron su temor de que se intente beneficiar al sector privado en detrimento del público. Juan José Lizarbe, portavoz del PSN, acusó al Gobierno de querer "privatizar" y "desmantelar" el sistema sanitario público y de "dualizar la atención al paciente". Begoña Errazti de EA-PNV también se refirió a la intención privatizadora del Gobierno y subrayó que "en otros sectores lo podemos entender pero no en la Sanidad. Hay que ver la experiencia de años anteriores para constatar cómo se está minando el derecho a la salud desde lo público".

En su réplica, Miguel Sanz, negó cualquier intención privatizadora de la Sanidad navarra y aclaró que lo que se pretende es coordinar adecuadamente los recursos públicos y privados que ya existen. Recordó que la fórmula de la concertación está recogida en la Ley de Salud de Navarra – pactada entre UPN y PSOE – y que ya existen convenios con la Clínica Universitaria, San Juan de Dios o San Miguel. Por su parte, Juan Cruz Alli, presidente y portavoz parlamentario de CDN, formación que ha firmado un pacto de Gobierno con UPN, rechazó las críticas de la oposición y destacó que las alusiones de Sanz a un modelo mixto no significa la privatización de ningún servicio, sino la concertación de alguno de ellos con un sistema similar al aplicado en el área educativa. También Sanz se refirió al sistema de conciertos en educación como ejemplo de un modelo de gestión mixto "que ha supuesto un incremento de la calidad".