Vicente Martínez. Valencia.- El servicio de Urgencias de los hospitales se ha convertido "en un cajón de sastre donde van a parar todos los médicos que están en el paro o que no tienen ningún tipo de especialidad", según ha denunciado el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, Luis Jiménez Murillo, quien ha manifestado la necesidad de que se cree esta especialidad, con la denominación de "urgenciólogo".

Jiménez afirmó que "el año que viene puede estar creada la especialidad en todos los hospitales españoles" por las conversaciones que se han mantenido con la ministra de Sanidad, Ana Pastor.

Jiménez solicitó que se acredite a los profesionales que trabajan como médicos de Urgencias y que, en consecuencia, "tengan una formación especializada para ocupar este puesto". En este sentido, el responsable de la SEMES apostó por "adecuar la estructura física y los recursos humanos de urgencias a la realidad", ya que, dijo, "mientras que hay médicos que ven a 385 enfermos al año, otros atienden a 38.000 y todo esto se explica por la falta de recursos".

En el caso de que no se establezca la especialidad que ya ha sido pedida formalmente a la ministra de Sanidad, Ana Pastor, "me temo que sólo se solucionará poniendo los muertos encima de la mesa, con lo triste que supone que una persona pueda morir por la falta de recursos de un hospital".

Por su parte, el vicepresidente y secretario de relaciones institucionales de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), José Luis Casado, aseguró que cerca del 80 por ciento de las actuaciones clínicas que se realizan en los hospitales las llevan a cabo médicos en prácticas del primer año (R1).

Casado denunció que el peso laboral de los servicios de Urgencias es asumido por residentes que en la mayoría de los casos tienen que desempeñar las funciones de los facultativos contratados. Estos "aprendices" se enfrentan a situaciones límite porque se ven obligados a asumir el trabajo de responsables de departamentos médicos de todos los hospitales.

Para este facultativo, en los hospitales se produce la paradoja de que el residente debe tomar muchas decisiones clínicas que no le corresponden y que pueden derivar en graves problemas clínicos y legales.

Casado también explicó que la carga asistencial de urgencias es tan fuerte que se ha convertido en el servicio que más denuncias sufre por parte de los pacientes, con un 34 por ciento, por encima de Cirugía Plástica y Reparadora y Ginecología, "aunque en la mayoría de los casos las demandas son sobreseídas por los jueces".

Estos expertos han acudido a Valencia para exponer los temas que se van a abordar en el XV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, que se celebrará en Valencia del 11 al 14 de junio. En las charlas se tratarán las actuaciones de las urgencias hospitalarias y extrahospitalarias ante los malos tratos y las drogas de diseño o ante catástrofes o guerra nuclear, bacteriológica y química serán abordadas en su decimoquinta edición.

Los médicos de urgencias hicieron hincapié en su responsabilidad en la afectividad que han de demostrar a los pacientes. "Los pacientes piden que se les trate bien y que no seamos meras máquinas precisas que curen todas las enfermedades cuando un enfermo llega a urgencias", detalló Casado.

La presidenta de la SEMES en la Comunidad Valenciana y presidenta del congreso, Mercedes Carrasco, confirmó que en "Urgencias es dónde más presión reciben los residentes".

El congreso también abordará la atención en los casos de accidentes coronarios y recordó que 4.000 valencianos los sufren cada año. Además, destacó la importancia de una atención "temprana" en estas situaciones ya que, dijo, "en el 50 por ciento de los casos los pacientes fallecen si no son trasladados rápidamente a un centro hospitalario".