El secretario de Salud, José Narro Robles, declaró ante los medios el lunes 11 de diciembre que el presupuesto destinado a Salud será austero en el marco de la discusión del presupuesto federal para el año 2018.

Y es que de 2014 a 2016, el presupuesto del Ramo 12 “Salud” se ha reducido 46 mil 642 millones 627 mil 141 pesos. Esto, a pesar de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) quien indica que el presupuesto mínimo para mantener un sistema de salud pública eficiente es del 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). México sólo aporta la mitad.

Esta reducción en el presupuesto puede ser traducido en menos disposición de medicamentos, menos inversión a investigación en el país y menos insumos hospitalarios. Uno de los temas más preocupantes son el cáncer, cuy incidencia va en aumento de manera global.

El Registro Histopatológico de Neoplasias Malignas en el 2003, informó un total de 108,545 nuevos casos de cáncer y de acuerdo con GLOBOCAN, en 2012 se registraron 147,985 casos nuevos.

En México, sólo existen 58 radioncólogos en las unidades médicas y se calcula que se requieren de cuatro a siete radioncólogos por cada millón de habitantes. Lo que quiere decir que, para más de 120 millones de mexicanos, se necesitan al menos 510 especialistas.

Estudios como el “Control del cáncer, acceso y desigualdad en América Latina” desvelan datos como la falta de cobertura de seguridad social por algunos tipos de cáncer, por tanto sería necesario un Plan Nacional de Cáncer, sin embargo, es imposible efectuarlo sin un mayor presupuesto.

El crecimiento de los casos de cáncer en México es un tema que preocupa a las organizaciones civiles que luchan contra el Cáncer debido al costo de los tratamientos y los recortes al presupuesto para su atención.

Tan sólo en este año 2017 hubo un recorte de recursos del 31 por ciento de acuerdo con Presupuesto de Egresos de la Federación para 2017. Esto, a pesar de que el cáncer es la tercera causa de mortalidad en el país.