Redacción, Madrid.- El cáncer de pulmón, que hasta no hace muchos años era casi exclusivo de los varones, comienza a hacerse patente también entre las mujeres. "El fenómeno no es nuevo, lo venimos observando desde hace unos años, pero lo que nos preocupa es la línea ascendente que está sufriendo, hasta el punto de que a lo largo de la próxima década podría igualar en índices de prevalencia y mortalidad a lo que ocurre hoy entre los hombres", ha afirmado el doctor Ramón Moreno, especialista en el tratamiento quirúrgico esta enfermedad en el hospital madrileño de La Princesa y miembro de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid).

El resultado de un reciente estudio realizado por el Servicio de Cirugía Torácica del Complejo Hospitalario Juan Canalejo de La Coruña, en el que se pone de manifiesto que los casos de cáncer de pulmón vistos en este centro se han multiplicado por seis en los últimos nueve años, avala este dato, según ha indicado el experto de Neumomadrid.

El doctor Moreno añade que lo que actualmente sucede en Estados Unidos, puede ser un buen ejemplo de lo que podría terminar sucediendo en el nuestro. "En Estados Unidos el cáncer de mama ya ha dejado, o está a punto de dejar de ser, el tumor más extendido entre las mujeres debido a la escalada que ha habido de tumores de pulmón entre la población femenina. La causa, según ha explicado este experto – no es otra que la masiva aceptación del tabaco por parte de las mujeres de ese país a partir de la Segunda Guerra Mundial".

En España, la extensión del hábito tabáquico entre las mujeres se produjo "hacia la década de los setenta, podríamos decir", y es ese lapso de tiempo lo que, según este médico, impide que las estadísticas españolas sean similares hoy de las norteamericanas. "Pero sólo será cuestión de tiempo, a menos – ha apuntado Moreno- que haya una concienciación colectiva que se traduzca en un freno generalizado al consumo de tabaco entre las mujeres".

Los expertos de la citada Sociedad científica señalan que nunca es tarde para dejar de fumar. De hecho, puede ser oportuno señalar que el tiempo que se lleve de fumador tiene una gran importancia a la hora de prevenir el cáncer de pulmón, ya que la mayoría los tumores suelen aparecer tras veinte años, o más, de relación familiar con el cigarrillo.

Por otra parte, y relacionado con esto último, las últimas investigaciones y encuestas sociológicas demuestran que la mujer española suele iniciarse cada vez más pronto en el consumo de tabaco, por lo que la previsible epidemia de cáncer de pulmón entre las féminas podría terminar afectando a amplias capas de este colectivo a una edad aún relativamente joven. Según datos de la Sociedad Española de Neumología (SEPAR) entre los 16 y los 25 años el porcentaje de fumadores se eleva hoy al 50 por ciento – frente a una media del 36 por ciento en la población adulta -, observándose además que a esas tempranas edades el consumo de tabaco tiende a ser incluso ligeramente mayor en el caso de las mujeres.