El tratamiento con estatinas en pacientes con síndrome coronario agudo debe aplicarse en el primer contacto con el paciente.

En una situación similar se encuentran los pacientes con un accidente cerebrovascular agudo, que se deben tratar cuanto antes con estatinas a la dosis máxima tolerada.

Por su parte, hay que tener en cuenta que los pacientes con enfermedad arterial periférica se consideran de muy alto riesgo cardiovascular, por lo que habría que tratarlos cuanto antes con una estatina potente a alta dosis.

Prevención secundaria

En prevención secundaria, la dosis de estatinas a utilizar es la máxima tolerada por el paciente. En este grupo de pacientes se recomiendan estatinas de alta potencia a la dosis más alta que tolere. De esta forma, se intentan conseguir los objetivos marcados. En caso de no tolerar dosis altas, habría que optar por la combinación de fármacos, cuya primera opción es estatina de alta potencia junto con ezetimiba.

Con respecto al tratamiento hipolipemiante más efectivo después de la estatina en prevención secundaria hay que comentar que la primera opción en estos pacientes es la administración de estatinas de alta potencia en la dosis máxima tolerada.

Pauta combinada

Si con dicha pauta no se consiguen alcanzar los objetivos marcados se debería optar por la pauta combinada de estatinas de alta potencia y ezetimiba.

Para los casos en los que no se logra alcanzar los objetivos terapéuticos de disminución del cLDL y, por consiguiente, del riesgo cardiovascular, habría que añadir un inhibidor PCSK9.

Es importante destacar que la pauta hipolipemiante se debe establecer de forma individual considerando las características propias de cada paciente y el riesgo cardiovascular que presenta.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Rubén Cordón Ruiz, José Montoya Arenas, Ana Martínez Labuena, María Eugenia Marquina, Javier García Balaguer, Miguel Martínez, Francisco Monzón, Domingo Casbas y José Antonio Montín, de Zaragoza.