La supervivencia de los pacientes con cáncer ha crecido en los últimos años. Una evolución calificada de ‘revolución’ por la presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Oncológica (SEEO). De hecho, la formación especializada de todos los agentes implicados, incluido el propio paciente, y la prevención del cáncer están jugando un papel muy importante en el incremento de la supervivencia.

La investigación es la otra punta de lanza en este aspecto. “Sin ella hoy estaríamos como hace 25 años”, ha añadido Ángeles Peñuelas, enfermería oncológica y presidenta de la SEEO. “Hoy ya conocemos el nombre y apellido de los tumores y eso nos lleva a terapias individualizadas más efectivas”.

Por tanto, la mejora en los tratamientos y sus combinaciones con los nuevos protocolos, la inmunoterapia y la medicina cada vez más personalizada son otros factores que inciden en el incremento de la supervivencia del paciente oncológico. Son las conclusiones de la segunda mesa de debate celebrada en el XIII Seminario de Periodistas organizado por SEOM, en colaboración con MSD.

Formación permanente y especialización

Sin embargo, son precisamente esos avances terapéuticos los que conllevan la necesidad de una permanente actualización por parte de los profesionales sanitarios. No solo de los oncólogos sino también de un completo equipo de profesionales vinculados con el abordaje del paciente oncológico. Especialistas que requieren de una capacitación y aprendizaje constante que genera una necesidad de formación.

En ese contexto, Peñuelas ha destacado que las enfermeras necesitamos una especialización en oncología. “Tenemos que conocer y estar formados en el manejo del paciente oncológico que, cada vez, es más difícil de tratar. Se requiere de personal cualificado en continuo aprendizaje”. Son muchos los centros que aún no disponen ni siquiera de un servicio de enfermería oncológica, algo que la especialista considera “esencial y necesario si queremos ofrecer un buen cuidado a los pacientes y también a las familias”.

Una formación que también reivindican los pacientes. De hecho, Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) ha destacado que existe mucha necesidad de alfabetización sanitaria. “Se necesita formación incluso para poder “moverse mejor en el sistema”. Por ejemplo, hay necesidades y recursos socio sanitarios que se deben cubrir. Desde las asociaciones de pacientes, aunque lo intentan, no pueden suplir esas carencias. Una reflexión que comparte el presidente de SEOM quien habla de una necesidad de innovación en ese campo.

Incrementar la supervivencia vía prevención

Otro de los aspectos que incide en la supervivencia de los pacientes es la prevención. A este respecto, la doctora Enriqueta Felip, vicepresidenta de SEOM, ha destacado que el consumo de tabaco es el responsable del 30% de los tumores que se detectan. Una prevención que debe abordarse desde diferentes vías.

“Debemos mejorar las estrategias de prevención con campañas que lleguen hasta el diagnóstico precoz e, incluso, a una correcta planificación de los cuidados paliativos”.

“En los últimos años hemos visto grandes avances en los tratamientos individualizados, pero no nos podemos quedar ahí. Hay que trabajar en la prevención, en el acceso equitativo del análisis molecular, mejorar el trabajo en equipo e incorporar a nuevos profesionales como biólogos o bioinformáticos”.

Como conclusión, el doctor Álvaro Rodríguez- Lescure, presidente de SEOM ha destacado que “queremos una mayor y mejor supervivencia y eso claramente requiere una acción coordinada”. La doctora Felip ha añadido que “la supervivencia del  paciente diagnosticados de cáncer seguirá aumentado y es importante trabajar en programas específicos para los pacientes largos supervivientes. Implementar nuevas tecnologías y desarrollar programas de inteligencia artificial y nuevas herramientas que nos permitan conocer ‘datos de vida real’ y seguir avanzando”.