La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) han lanzado cinco objetivos para ayudar a los países a retomar la reducción de las muertes maternas evitables.

A nivel mundial, la mortalidad materna se redujo en más de un tercio entre 2000 y 2017. Sin embargo, se estima que 810 mujeres siguen muriendo cada día debido a complicaciones del embarazo y el parto, en su mayoría por causas prevenibles o tratables, como las enfermedades infecciosas y las complicaciones durante o después del embarazo y el parto.

La mayoría de las muertes maternas se concentran en un número relativamente pequeño de países, y dos tercios de ellas se producen en el África subsahariana.

Causas relacionadas con el embarazo

Por cada mujer que muere por causas relacionadas con el embarazo, muchas más sufren morbilidad, discapacidades y problemas de salud que pueden durar toda la vida. “Preocupantemente, la pandemia de COVID-19 ha provocado importantes interrupciones en los servicios sanitarios que han exacerbado estos riesgos, especialmente para las familias más vulnerables”, explica la OMS.

“Todas las mujeres y los bebés necesitan tener acceso a una atención asequible y de alta calidad antes, durante y después del embarazo y el parto. Estos nuevos objetivos serán fundamentales para ofrecer una atención continua y eficaz para la salud materna y neonatal, desde el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva hasta esos controles vitales durante el embarazo, así como el periodo postnatal, a menudo descuidado”, ha comentado el director de Salud Materna, Infantil y del Adolescente y del Envejecimiento de la OMS, Anshu Banerjee.

Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3.1

En la actualidad, la OMS advierte de que el mundo no está en camino de cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3.1 para reducir la mortalidad materna, lo que significa que “es necesario actuar urgentemente para mejorar la salud y la supervivencia de las mujeres y los bebés”.

En este contexto, la OMS ha establecido nuevos objetivos de cobertura e hitos que deben alcanzarse para 2025 si se quieren cumplir los ODS. A nivel mundial, se trata de que el 90 por ciento de las mujeres embarazadas acudan a cuatro o más visitas de atención prenatal (para llegar a ocho visitas en 2030); que el 90 por ciento de los partos sean atendidos por personal sanitario cualificado; que el 80 por ciento de las mujeres que acaban de dar a luz tengan acceso a la atención postnatal en los dos días siguientes al parto; que el 60 por ciento de la población tenga acceso a la atención obstétrica de urgencia en un plazo de dos horas de viaje; y que el 65 por ciento de las mujeres sean capaces de tomar decisiones informadas y empoderadas respecto a las relaciones sexuales, el uso de anticonceptivos y su salud reproductiva.