Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Las concentraciones de polen han superado durante el mes de mayo los umbrales de riesgo en algunas zonas de España. “Los niveles de gramíneas están muy altos en toda la península, menos en zonas de costa; los de olivo están altos en toda España, menos en el norte”, ha informado la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Por su parte, Meteored ha indicado que unos ocho millones de personas alérgicas al polen han sentido síntomas “muy fuertes”, especialmente rinitis, congestión nasal y conjuntivitis.

Natacha Payà, especialista en Climatología de Meteored, ha explicado que los niveles de polen de olivo y gramíneas, que han superado los límites de riesgo en varias zonas de España, han causado efectos todavía mayores en las ciudades con elevadas tasas de contaminación.

En concreto, se han registrado altos niveles de polen de las oleáceas en la mitad sur peninsular. Las zonas más afectadas han sido Andalucía, Extremadura, Comunidad Valenciana, Madrid y Castilla-La Mancha. Según los cálculos de los expertos, las concentraciones han sobrepasado los 200 granos por metro cúbico (granos/m3). Este es el umbral a partir del cual las personas con alergia muestran síntomas evidentes. 

Polen de las gramíneas

El polen de las gramíneas ha sido la causa principal de alergia en España durante las últimas semanas, especialmente en la mitad sur peninsular. Han superado los 50 granos/m3 Andalucía, Extremadura, Madrid, Extremadura y Castilla-La Mancha, con picos de concentraciones cercanos a los 100 granos/m3 en estas autonomías.

La concentración de pólenes en el aire suele alcanzar sus picos en mayo y principios de junio, en función de las condiciones meteorológicas de cada año. Según Meteored, los principales factores son:

  • La temperatura.
  • La humedad del aire.
  • La insolación.
  • La precipitación.
  • El viento.

 

Noelia Colomer, especialista en Alergología del Hospital IMED Valencia

Noelia Colomer, especialista en Alergología del Hospital IMED Valencia

Mascarilla después de la pandemia

Respecto al uso de la mascarilla, Noelia Colomer, especialista en Alergología del Hospital IMED Valencia, ha recomendado su uso a los pacientes con alergia incluso después de la pandemia. “Sigue y seguirá siendo una herramienta muy útil a la hora de reducir los síntomas”, ha dicho.

Esta experta ha observado que el uso de mascarillas ha permitido reducir el consumo de medicación de rescate en pacientes con alergia, sobre todo a pólenes y esporas de hongos. Igualmente, se han registrado menos visitas a urgencias por agudización de los síntomas alérgicos.

“Las mascarillas con un alto índice de filtración están ayudando a los alérgicos a minimizar sus síntomas de alergia respiratoria. Ya conocíamos su efectividad, pero los pacientes eran reacios a utilizarlas por incomodidad y también por vergüenza”, ha dicho Noelia Colomer.

 

Otros consejos para las personas con alergia

  • Mantener las ventanas cerradas siempre que sea posible, especialmente cuando haya concentraciones de polen.
  • Quedarse en casa cuando haya un mayor nivel de polen.
  • Evitar tender la ropa al aire libre.
  • Cumplir el criterio médico respecto al tratamiento farmacológico.