El primer Banco de Líneas Celulares, donde se almacenará, cultivará y suministrará el material biológico necesario para el desarrollo de investigaciones con células madre, empezará a funcionar a principios de 2004 en el Campus de Salud de Granada, tal y como ha señalado el consejero de Salud andaluz, Francisco Vallejo.

Por su parte, la ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, ha anunciado que los servicios jurídicos de su Departamento están estudiando actualmente si la Ley autonómica que ha hecho posible esa iniciativa es constitucional. Y es que, a juicio de Pastor, "hay cosas en nuestro Estado de Derecho que son normativa básica para todos los ciudadanos". La titular de Sanidad señaló que una vez que la Ley se publique en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, el Gobierno se manifestará al respecto, y agregó que los científicos españoles "quieren un modelo de investigación para todos", que sea "abierto, no cerrado", y que se base en las redes temáticas de investigación cooperativa.

Vallejo, quien se ha reunido con el rector de la Universidad granadina, David Aguilar, y el presidente de la Caja General de Ahorros de Granada, Antonio María Claret, instituciones promotoras de esta iniciativa, ha manifestado que la ubicación de este recurso en el Centro de Investigaciones Biomédicas del Campus de la Salud de Granada "convertirá a este espacio en uno de los ejes centrales de las investigaciones que van a desarrollarse con células madre y a Andalucía en la primera Comunidad en todo el territorio nacional en contar con un centro de estas características".

El cultivo de células madre para la producción de nuevas líneas celulares será una de las principales funciones de este espacio, a través del cual se suministrará el material biológico diferenciado de cada línea celular a los investigadores que las necesiten, siempre que previamente lo haya autorizado el Comité de Preembriones de Andalucía, informa en un comunicado el Gobierno regional.

El Banco de Líneas Celulares estará permanentemente coordinado con los centros de reproducción asistida para la utilización de los preembriones no viables en el desarrollo de líneas celulares, así como con los bancos celulares de cordón umbilical y médula ósea y con los centros de trasplante celular. En el desempeño de su función, mantendrá una relación permanente con otros bancos de líneas celulares para el intercambio, exportación o importación, siempre sin ánimo de lucro, de las líneas celulares disponibles. En la actualidad, tan sólo existe en Europa un Banco de Líneas Celulares de carácter público, situado en el Reino Unido.

La creación de este recurso en Andalucía reforzará la apuesta de la Comunidad Autónoma por la investigación con células madre y permitirá ejercer un adecuado control de calidad sobre el material celular producido, que no podrá ser objeto de comercialización, tal y como establece la Ley andaluza que regula estos estudios. Además, supondrá una garantía para el acceso de la comunidad científica a estas líneas celulares, siempre que se haya presentado previamente un proyecto científico sólido y bien evaluado que justifique el uso de este material.

La puesta en marcha del Banco de Líneas Celulares requiere una infraestructura de almacenaje similar a las utilizadas por otros bancos de tejidos actualmente existentes, basados en la utilización de depósitos de nitrógeno líquido para la congelación del material biológico. Para su funcionamiento, la Universidad y la Consejería de Salud aportarán equipamientos y profesionales cualificados.

Necesidad

La apuesta por la creación de un banco celular de acceso libre, que facilite y regule las investigaciones con células madre, es una reivindicación planteada en numerosas ocasiones por la comunidad científica, y ha sido expresada también en la Declaración de Sevilla, manifiesto científico suscrito por los investigadores participantes en el Primer Encuentro Internacional de Células Madre y Medicina Regenerativa, celebrado recientemente en la capital andaluza.

Actualmente existe un listado con 72 líneas celulares de origen embrionario, aprobado por Estados Unidos, que en la práctica limita a los investigadores el acceso a menos de seis líneas, controladas por dos compañías. Estas dos empresas obligan a suscribir compromisos de confidencialidad muy estrictos que limitan las posibilidades de investigación, publicación y propiedad intelectual de los datos.

Hasta este momento, ninguna de estas líneas celulares ha sido obtenida en lo que se denomina condiciones GMP (buena práctica de producción), por lo que no se consideran adecuadas para su utilización en clínica. Tampoco se dispone de líneas celulares humanas obtenidas en ausencia de fibroblastos de ratón, lo que no excluye la transmisión de virus animales e implica, por tanto, que no estén indicadas para uso clínico.

Junto a ello, el comportamiento fisiológico de las pocas líneas celulares que han podido ser exploradas hasta el momento muestra una gran variabilidad, por lo que se hace necesario disponer de una mayor variedad de líneas con distinto genotipo, y comprobar si responden de forma similar a distintos protocolos experimentales. Es importante destacar que cualquier línea celular que se almacene en el banco de líneas celulares debe estar libre de virus o de cualquier contaminación detectable, y ser caracterizada mediante los procedimientos habituales (estabilidad del cariotipo y fenotipo, marcadores, etc.).

En cuanto a las dos líneas celulares más importantes de origen fetal y de adulto existentes, están controladas por una sola empresa, lo que también ha dificultado el acceso de los científicos, mientras que el resto de las líneas celulares de adulto no se encuentran depositadas en un banco celular, por lo que no son accesibles a la comunidad científica.

Líneas de desarrollo

La creación del Banco de Líneas Celulares de Andalucía otorgará un soporte fundamental a las investigaciones con células madre en la comunidad, un proyecto que también se sustentará en una línea de investigación ya iniciada en el Hospital Carlos Haya de Málaga, para el trasplante de islotes pancreáticos procedentes de cadáver. Esta línea de investigación será el núcleo de desarrollo de las técnicas de trasplante celular de Andalucía, conectadas con una red nacional y con otros grupos internacionales. Una de las líneas de esta investigación abordará la utilización de forma experimental de células madre embrionarias en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, un proyecto que va a ser desarrollado por el profesor José López Barneo en el Laboratorio de Biomedicina del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Una segunda línea será la que utilizará células madre embrionarias para su utilización experimental en la producción de células beta productoras de insulina, empleada para el tratamiento de la diabetes, que estará dirigida por el científico Bernat Soria. Las investigaciones desarrollarán también una tercera línea dirigida a la utilización de células madre adultas provenientes de cordón umbilical para la regeneración de lesiones osteoarticulares.

Además de estas líneas prioritarias de investigación desarrolladas por grupos ya consolidados, la Consejería de Salud impulsará la participación de grupos emergentes, para lo que creará una convocatoria específica de ayudas a la investigación con células madre, que permitirá obtener financiación a todos los científicos que deseen participar en este tipo de proyectos.