El Servicio de Microbiología y Enfermedades Infecciosas del Hospital Gregorio Marañón ha descrito el primer caso de reinfección por SARS-CoV-2 en España. La paciente se infectó en abril con una cepa del SARS-CoV-2 y en septiembre con otra variante del virus. En este caso de reinfección, la mujer no tenía especiales factores de riesgo para la misma. Pese a ello, 4 meses y medio después presenta su segundo episodio, claramente de mayor gravedad que el primero. En esta segunda infección tuvo que ser hospitalizada.

Esta investigación reconstruye por primera vez el escenario epidemiológico completo que rodea a una reinfección, los casos precedentes que la ocasionan y los infectados posteriormente desde el caso de reinfección. La investigación ya está disponible en Research Square.

Hasta el momento solo se han comunicado en el mundo 27 casos de reinfección. Estos están recogidos, bien como publicaciones científicas aceptadas, bien en repositorios bibliográficos durante su proceso de evaluación. Se trata de estudios que se han centrado únicamente en la descripción de estos casos.

Caso de reinfección en España

Para este análisis, los investigadores realizaron una secuenciación del genoma completo del virus. Es necesario demostrar microbiológicamente que la cepa de SARS-CoV-2 que causó el caso de reinfección difiere de la que estuvo implicada en el primer episodio. En este caso, se demostró que la cepa causante de la reinfección no existía en el momento del primer episodio.

Además, llevaron a cabo entrevistas epidemiológicas exhaustivas de los casos. Con toda esta información de alta calidad, pudieron ordenar la cadena de transmisión que ocurre alrededor de la reinfección. Esto ha permitido, en primer lugar, determinar que la variante que reinfectó a la paciente corresponde con las que circulaban en su entorno epidemiológico. También ha permitido describir por primera vez, cómo la paciente, una vez reinfectada, provoca una transmisión posterior en su entorno cercano.

Es importante señalar que hasta el momento no se tenía constancia de que un paciente reinfectado tenía capacidad de transmitir el virus. De hecho, así lo señalaba recientemente un documento del ECDC europeo. Sin embargo, gracias al estudio, se ha podido demostrar que en este caso, la paciente, una vez reinfectada, ha transmitido esa segunda variante de la cepa a su entorno cercano.