Uno de los principales retos de la investigación oncológica es encontrar tratamientos efectivos que conlleven menos efectos secundarios que la quimioterapia. En este sentido, el ensayo PHERGain, impulsado por MEDSIR,  ha analizado la estrategia de desescalada terapéutica. Así ha demostrado que un 40 por ciento de pacientes con cáncer de mama en estadio temprano podrían llegar a prescindir de la quimioterapia.

El estudio PHERGain es el primero que se realiza bajo la llamada estrategia de desescalada terapéutica en pacientes del subtipo HER-2 positivo. Este abordaje consiste en adaptar gradualmente el tratamiento de cada paciente en función de la respuesta terapéutica observada. Esta se analiza mediante una prueba de imagen llamada PET-TC.

En el estudio PHERGain han participado un total de 356 pacientes de 45 centros ubicados en siete países europeos (España, Francia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Italia y Portugal). Los pacientes eran candidatos a una operación quirúrgica para eliminar el tumor. De esta forma se estudió el efecto del tratamiento recibido antes y después de la cirugía.

Claves de la estrategia de desescalada

Los resultados de esta estrategia de desescalada guiada por PET-TC permitieron identificar qué pacientes se beneficiaban más de la misma. Así, alrededor del 40 por ciento de los pacientes con cáncer de mama temprano localizado HER2 tuvieron una respuesta patológica completa. Es decir, su tumor desapareció por completo tras la cirugía, sin administración de quimioterapia adicional.

Los resultados también mostraron claramente otras cuestiones. En concreto, que las pacientes que no recibieron quimioterapia tenían un mejor perfil de toxicidad. También una mejor calidad de vida en comparación con los pacientes que recibieron quimioterapia.

El estudio PHERGain continúa activo. Este seguirá la evolución de los participantes después de cirugía. En concreto para determinar el tiempo que un paciente vive sin recaída de la enfermedad invasiva a 3 años.