Jesús Romano, Córdoba.- En una entrevista previa a la celebración en Córdoba del primer Congreso Nacional de Atención Integral al Médico Enfermo, que tendrá lugar los próximos 9 y 10 de octubre, el presidente del comité organizador, Serafín Romero ha apuntado a EL MEDICO INTERACTIVO que los dos factores primordiales para implantar el Plan de Atención Integral al Médico Enfermo, más conocido como PAIME, son, por una parte, la financiación, y, por otra, "tener una actitud decidida para su puesta en marcha, es decir, que exista un proyecto e interés para llevarlo a cabo". En este sentido, ha insistido en el papel que deben jugar las Administraciones públicas, en general, y las consejerías competentes, en particular, puesto que "el empleador debe ser el primer interesado" en que el facultativo se encuentre en condiciones óptimas para ejercer su profesión.

En el caso de la financiación, el experto ha aclarado que, a diferencias del modelo de Cataluña (región en la que la Generalitat suscribió en 1998 su compromiso de sufragar el 80 por ciento de los gastos derivados de la aplicación del PAIME), otros Colegios de médicos se ven obligados a afrontar en solitario dichos costes. La institución colegial cordobesa -primera de Andalucía en adscribirse al plan-, "por ejemplo, podrá mantenerse en el nivel 2 de aplicación del programa, consistente en disponer de una unidad ambulatoria y tener un convenio con Barcelona" para derivar casos que precisen de ingreso hospitalario; sin embargo, "con nuestro presupuesto, nunca podremos tener una unidad de internamiento", ha asegurado.

Esta situación es extrapolable al otro Colegio andaluz adscrito, el de Cádiz, pero no así a las seis entidades restantes, que han tenido que dejar en suspenso la aplicación del plan, e incluyo la creación de un PAIME regional propio (como así se establecía en el Manifiesto de Antequera, suscrito por el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos), por falta de financiación. "Hemos enviado reiteradamente este documento a la Consejería de Salud para poder mantener una reunión con sus responsables y mantener el proyecto. Sin embargo, los problemas relaciones con la nula comunicación existente entre la Administración y los Colegios de la región" ha imposibilitado acercar posturas, según ha manifestado Serafín Romero.

Por tanto, el presidente del comité organizador ha insistido en que el "principal temor" que surge a la hora de implantar el PAIME en los Colegios españoles es el coste que supone para la institución, "por el miedo de no poder dar esta respuesta al médico enfermo por motivos presupuestarios". Por este motivo, "es necesario que la Administración sanitaria esté ahí, y para que haya una correspondencia con una aportación a la financiación para el desarrollo de este programa", tal como ha reiterado

Ingreso hospitalario

Entre el 10 y el 15 por ciento de los facultativos que son atendidos en unidades del Plan de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), puestas en marcha en distintos Colegios españoles, requieren ingreso hospitalario para superar sus problemas psicológicos o de adicción a las drogas, mientras que en los restantes casos, estos trastornos suelen ser superados gracias a la actuación de las unidades ambulatorias (fase previa a la derivación a un centro especializado).

Respecto a las causas que pueden originar que un médico derive en situaciones de este tipo, Romero ha expuesto que los motivos son, por una parte, "los mismos que en la población general; y por otra parte, "los relacionados con la propia profesión". Respecto a este último punto, ha aludido a la cada vez mayor presión al que está sometido el facultativo por parte del empleador y del propio ciudadano.

En cuanto a las consecuencias que puede tener que un caso de este tipo no se trate, el experto ha indicado que, "amén de los trastornos en el ámbito familiar, afectivo y familiar, "el comportamiento inadecuado del médico puede conducir a una mal práxis médica", lo que implica, por otra parte, "situaciones de tipo legal y penal".

En el Congreso, que está organizado por la Fundación Colegio de Médicos de Córdoba y auspiciado por el de Barcelona y el Consejo General de Colegios Médicos, van a participar unas 300 personas, y se analizarán desde la expansión del PAIME -en base a la experiencia de distintos Colegios-, hasta la posibilidad de crear un grupo de investigación en este ámbito, cómo vive el médico en esta circunstancia y cómo abordar esta problemática, entre otros aspectos. Además, se tratará de sensibilizar a las Administraciones sobre este asunto.