Extremadura tiene actualmente unos 1.500 médicos de Atención Primaria, de los que alcanzarán los 65 años un total de 645 en este decenio. Precisamente en 2022 es cuando más llegarán a la edad de jubilación. Si bien, el 70 por ciento aproximadamente de los facultativos está prolongando su servicio activo hasta los 68 años, con un total de 96. Ante estas cifras, se prevé que haya problemas para cubrir vacantes durante los 3 próximos años en Extremadura.

En concreto, así lo ha avanzado el director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco. Según el mismo, en los tres próximos años se producirá un pico de jubilaciones de médicos de Atención Primaria en la comunidad autónoma. Por ello, hasta 2025 va a haber “grandes problemas” para cubrir vacantes. Aunque espera que posteriormente se vayan resolviendo “progresivamente”. Primero en las zonas urbanas, y posteriormente en las zonas rurales.

A este respecto, ha observado que la cifra de médicos en formación irá aumentando progresivamente. De este modo, pasará de los 62 este 2022 y 2023, a los entre 75 y 90 en 2025 y 2026, y a partir de 2027 se puede alcanzar el máximo que está fijado en 98.

Problemas para cubrir vacantes

En cuanto a las condiciones laborales, se trabaja en diversas medidas que ayuden a cubrir las vacantes. Entre ellas, la racionalización de las plantillas; optimizar los tiempos de consultas con la gestión de agendas; disminuir la carga burocrática; incentivar económicamente las zonas de difícil cobertura y fomentar la formación, la docencia y la investigación.

El problema para cubrir vacantes, sin embargo, variará según la zona. Así, tal y como ha reconocido el propio Franco, las medidas adoptadas para hacer más efectiva la especialidad de AP, especialmente en zonas rurales, no tendrán efecto hasta dentro de tres o cuatro años.

Pese a ello, el director del SES ha señalado que el problema de fidelización de residentes o de pérdida de atractivo de las plazas de médico de familia para los jóvenes facultativos no solo afecta a las zonas rurales de Extremadura. Tampoco a esta región exclusivamente. Así, ha argumentado que es “generalizado” para todo el país. No obstante, “afecta a la propia esencia de la especialidad”.

Asimismo, ha defendido que el sueldo no es una cuestión “definitiva”. En concreto, añadía que es el mismo en toda Extremadura y, sin embargo, los problemas de cobertura afectan mucho más a la provincia de Cáceres que a la de Badajoz. Además, también afectan a otras comunidades que ofrecen salarios más elevados.