El próximo 29 de octubre se informará sobre los resultados de las elecciones de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA). Sus tres candidatos resumen para EL MÉDICO sus futuras líneas de trabajo:

Carlos Arenas Díaz, gerente Área IX de Salud Murcia. Hospital de Cieza

¿Cuáles son los principales puntos de su candidatura?

Tenemos varios valores fundamentales: participación, transparencia, innovación, ética, diálogo, profesionalización y acercamiento al profesional sanitario y la población.   Creemos que aportamos frescura, una visión diferente. Ninguno de los miembros de la candidatura pertenece a la actual junta, aunque algunos estuvimos en otros periodos. Queremos ampliar la acción e influencia de SEDISA a los mandos intermedios, como son los jefes de servicio, supervisores, etc. Queremos más participación de ellos y de los socios. Nuestra capacidad de escucha nos diferencia: hemos escuchado mucho, antes de lanzar nuestra propuesta y programa. No creemos en el voto delegado. Creemos que esta modalidad de voto no es lo suficientemente libre, seguro y democrático. Se necesita una modalidad como el voto por correo y el ahora posible “on line” que no pervierte la libertad y permite el voto libre y secreto, un voto en conciencia.  Nuestro Programa, con 10 líneas estratégicas y 104 medidas concretas que se puede ver en nuestra web: https://innovasedisa.es/programa/

¿Cuáles son los problemas más acuciantes con los que se tienen que enfrentar los directivos de la salud?

El primer problema es la excesiva influencia política en la elección del directivo. Se combate trabajando para que se profesionalice de una vez por todas el acceso a los puestos de gestión sanitaria y que la influencia política no sea determinante para cubrir estos puestos. Establecer una clara separación entre la política y la gestión. Esto es necesario por salud democrática del sistema y también para mejorar su eficiencia. El directivo debe ser evaluado en base a resultados y nombrado en base a un proyecto de gestión. El segundo gran problema es el alejamiento de los profesionales de base. Se combate entendiendo que ellos también son gestores y acercándose a ellos, empatizando en la línea que propone el movimiento de Humanización de la Gestión Sanitaria (HUGES) que apoya nuestra candidatura. Esto es fundamental para que el sistema sanitario funcione bien. La confianza mutua entre estos colectivos debe ser la norma y no la excepción.

¿Cómo hay que afrontar esta nueva etapa que estamos viviendo?

Es una época de cambio social y generacional importante. También de valores y formas de ver la vida. El directivo debe adaptarse a los nuevos tiempos con un liderazgo muy participativo y dialogante, y a la vez muy técnico. Estamos en una sociedad que valora cada vez más la transparencia y rendición de cuentas, el diálogo y la no imposición. Por lo tanto, nuestra sociedad científica debe de fomentar esa apertura con todos los colectivos profesionales, organizaciones e instituciones. Un segundo aspecto es ser rigurosos en las decisiones que tomamos para maximizar los beneficios en salud. A nivel interno ya no podemos tener una sociedad en la que determinadas actitudes personales fomenten vetos a las personas, la participación de todas las voces y sensibilidades es importante. Igualmente, el fomento de las nuevas tecnologías con las reuniones virtuales y el voto telemático es básico para aumentar la participación y libertad del socio.

¿Cómo van a fomentar la formación de los directivos?

Por una parte, tenemos el master de SEDISA con la Universidad Europea que hay que seguir potenciando y democratizando, sin que haya docentes vetados, pero son necesarias píldoras formativas de temas específicos concretos y si es posible gratuitas para los socios.  También la consulta virtual en gestión sanitaria para resolver dudas:  es necesario desarrollar redes de mentoring y asesoramiento técnico. Planteamos hacer una encuesta periódica de las necesidades formativas a los socios y más actividades de formación en gestión para mandos intermedios, y estudiar el lanzamiento de otros programas.  Queremos poner en marcha una biblioteca virtual de gestión sanitaria como repositorio abierto de ponencias y comunicaciones de congresos, jornadas y cursos, documentos profesionales de gestión sanitaria, guías prácticas basadas en la evidencia, buenas prácticas, etc., accesible mediante la web, canal de Youtube y APP. Además, planteamos la elaboración y difusión periódica de una newsletter sobre evidencia en gestión y planificación y aspectos relacionados, informes, artículos, etc., desarrollando una revista científica sobre gestión sanitaria. Son todos puntos que van en nuestro programa electoral.

¿La sociedad reconoce el papel de los directivos de la salud? ¿Qué se puede hacer para mejorarlo?

Creo que la sociedad nos conoce muy poco y cuando nos conoce nos asocia más a la política que a la gestión técnica, lo cual es muy negativo. Habría que cambiar esa percepción, pero depende de que realmente podamos conseguir esa profesionalización e independencia en nuestro colectivo, que por otra parte es lo que el ciudadano reclama: que los técnicos no se plieguen a los intereses políticos, sino que sean un contrapoder para hacer valer las decisiones técnicas frentes a otras que tengan otros intereses no basados en el bien común.


Modoaldo Garrido, director gerente Hospital Universitario Fundación Alcorcón

¿Cuáles son los principales puntos de su candidatura?

Nuestra candidatura se basa en cuatro ejes fundamentales. El primero es transparencia y buen gobierno, que es algo en lo que hay que trabajar mucho en SEDISA. El segundo es la innovación y cambio, en sentido amplio, en el estilo de gobierno de nuestra organización, en la estructura organizativa de su Junta Directiva, en la mejora del nivel de participación de sus socios en el diseño de sus planes y en el proceso de toma de decisiones, en la manera de capacitar, acreditar  e implementar para los directivos sanitarios un sistema de desarrollo profesional continuo (instando a la autoridad competente a la implantación de un sistema de acreditación al amparo de lo establecido en la LOPS), en la manera de enseñar, avanzando en la utilización de la simulación en entornos de realidad virtual, ampliando la oferta docente hacia aquellas áreas que se entienda necesario hacerse. El tercer eje es el liderazgo transformacional, que se sustenta en tres conceptos clave, un liderazgo empático, que busque la motivación intrínseca de las personas en el desarrollo de su organización desde un planteamiento radical democrático, el liderazgo basado en el principio de autoridad no tiene ya cabida; la incorporación del cambio organizacional evolutivo y continuo como objetivo estratégico y la autogestión como herramienta clave para gestionar organizaciones complejas. El cuarto es la integración de diferentes sensibilidades, de diferentes grupos profesionales, de niveles de gestión, y, si es posible, con otras organizaciones hermanas.

¿Cuáles son los problemas más acuciantes con los que se tienen que enfrentar los directivos de la salud?

A corto plazo y medio plazo, y en el entorno de la gestión de la crisis COVID-19, asegurar dentro del planteamiento general establecido por los responsables de nuestro sistema de salud, y en la parte que nos corresponda, la disponibilidad de los medios humanos y materiales, y el cumplimiento de los protocolos vigentes establecidos, garantizando el orden en la atención y la calidad de la prestación a nuestros pacientes, incorporando a nuestros profesionales en el proceso de toma de decisiones. A corto, medio y largo plazo gestionar en un contexto externo e interno incierto a nuestras organizaciones de manera eficiente. Los temas a resolver están suficientemente enunciados, unos son de nuestra competencia, otros de la competencia de nuestras autoridades o de nuestros consejos de administración, otros de ambos y otros además de la ciudadanía, en tanto en cuanto debe decidir qué sistema quiere mantener a futuro: la integración asistencial, el rediseño del sistema hacia la atención a la cronicidad, el impacto de la innovación tecnológica, el dilema, o  el falso dilema, sostenibilidad /solvencia, la cuestión de los modelos de gestión, etc.

¿Cómo hay que afrontar esta nueva etapa que estamos viviendo?

Con firmeza, sin miedo, pero con criterio. Desde un enfoque técnico, evitando las interferencias políticas en la medida de lo posible y más si cabe. Solo la ciencia puede hacernos volver a la normalidad, a la vez que repensamos qué mundo queremos, la COVID-19 nos ha puesto contra el espejo, ¿seguiremos igual cuando todo pase?, ¿tendrá que venir la definitiva para que nos demos por enterados y ya será tarde para hacerlo? Estamos hablando de sostenibilidad medioambiental también, de agresiones al medio ambiente.

¿Cómo van a fomentar la formación de los directivos?

De dos formas: la primera, cogiendo el toro por los cuernos. Necesitamos que el Ministerio de Sanidad establezca el canal correspondiente y establezca por ley los contenidos docentes sobre los que se debe construir una oferta por parte de aquellos centros que deberán ser acreditados; públicos por responsabilidad, y otros, si cumplen los requisitos, a la que nuestros futuros directivos puedan acceder para formarse, atendiendo a los principios de igualdad, mérito y capacidad. Superar el curso debe conllevar una acreditación por parte del Ministerio de Sanidad y la priorización por parte de los responsables del SNS y de otros a la hora de proceder a la cobertura de puestos directivos sanitarios. La segunda, actualizando y diseñando nuevos productos docentes. La labor se encargará a un grupo de expertos que evaluarán la necesidad de mejorar la calidad de la oferta docente de SEDISA y/o de aumentarla, así como la necesidad de ampliar o mejorar para tal fin las alianzas estratégicas con universidades, organismos públicos de formación de directivos, escuelas de negocios, etc.

¿La sociedad reconoce el papel de los directivos de la salud? ¿Qué se puede hacer para mejorarlo?

Lo cierto es que somos poco conocidos, no tanto para los profesionales de la salud como para el gran público. Somos protagonistas cuando el centro que dirigimos está asociado a una noticia relevante, desde una innovación, reconocimiento, también claro está al algún tipo de conflicto o relativo a su capacidad de funcionamiento. Mejorar nuestra visibilidad no debe ser a expensas de cualquier cosa; debemos ser reconocidos y reconocibles fundamentalmente por nuestros profesionales y por nuestros mandos naturales, pero también, por las asociaciones profesionales, de pacientes. También, por otros actores del sistema: colegios profesionales, organizaciones sindicales, proveedores. El reconocimiento debería concretarse en una mejora de nuestras condiciones laborales. No somos un sindicato claro está, lo que no significa que no podamos reivindicar el reconocimiento de nuestra carrera profesional, retribuciones dignas acordes con las de los profesionales del sector.


José Soto, director gerente Hospital Clínico San Carlos, de Madrid

¿Cuáles son los principales puntos de su candidatura?

Nuestra candidatura “Equipo Soto” presenta características de experiencia y liderazgo en sus componentes, para servir con garantías a la misión de SEDISA, que es la profesionalización de la función directiva, y la consecuente potenciación de las competencias de nuestros socios, a estrategias de formación y desarrollo competencial, apoyados en las actividades de nuestra Fundación SEDISA. Uno de nuestros puntales será la participación de los socios en las tareas de dirección de nuestra SEDISA. Desarrollaremos comités y comisiones operativas para el desarrollo estratégico y seguimiento de los logros conseguidos, en los que participarán 200 socios con la Junta Directiva. La realización de auditorías externas y difusión de sus resultados, la comisión deontológica, la comisión económico-financiera, la asunción de códigos éticos y la creación del consejo asesor responden al compromiso de transparencia que asumimos en nuestra candidatura. Buscaremos alianzas estratégicas con los grupos de interés del sector sanitario, organizaciones profesionales, asociaciones de pacientes, entidades empresariales, gobiernos…, y comprometemos trabajo para desarrollar proyectos de responsabilidad social y ODS, apoyando esta línea con la creación de una dirección especifica temática. Apostamos por el desarrollo de una cartera de servicios amplia para el socio, con apoyo de la organización y oferta amplia de interés a cuantos formamos SEDISA. Y todo ello con la constitución de 17 agrupaciones territoriales, para acercar las decisiones a los socios y mejorar la interlocución con el entramado social y asociativo de cada comunidad autónoma. Y quisiera destacar también la puesta en marcha de una comisión mixta “SEDISA-Fundación” favorecedora de la coordinación en las decisiones en ambos ámbitos.

¿Cuáles son los problemas más acuciantes con los que se tienen que enfrentar los directivos de la salud?

La asignación eficiente de recursos, con gestión basada en el valor. Es decir, conseguir incidir más en el logro de resultados en salud, con asignaciones óptimas de recursos. La práctica del liderazgo compartido con los profesionales de nuestras organizaciones capaz de transformarlas, es decir, el liderazgo transformacional. La participación de los pacientes (y sus organizaciones) en la gestión. El desarrollo de soluciones innovadoras eficientes y la consolidación de la innovación como “gold-standard” de nuestras organizaciones. Asumir y desarrollar la “visión salud”, promoviendo y desarrollando organizaciones transversales, y procesos integrados, en los ámbitos asistenciales de Atención Primaria, hospitales, y sociosanitarios, para lograr más efectividad en el logro del objetivo de mejorar la salud de los ciudadanos. La mejora y el cuidado del buen clima profesional.

¿Cómo hay que afrontar esta nueva etapa que estamos viviendo?

Tenemos que desarrollar estrategias de planificación y de gestión. Respecto a las primeras, tienen que basarse en anticipar las decisiones con planes de acción previsionales, que permitan garantizar las respuestas eficientes a los retos que se presentan y que se presenten. Por lo que se refiere a la gestión, impulso para desarrollar procesos asistenciales que favorezcan la participación coordinada de los distintos especialistas necesarios para mejorar o curar las enfermedades, en este caso la COVID-19. Se impone la coordinación de urgenciólogos, internistas, infectólogos, neumólogos, intensivistas, digestólogos, psiquiatras, pediatras, cardiólogos, reumatólogos…, en la definición, puesta en marcha y ejecución de tareas coordinadas. Todo ello con exigencias de flexibilidad, o sea, adaptación y disposición a variar estrategias, en respuesta a la evolución de la pandemia y su impacto en nuestras organizaciones. Y no podemos olvidar el compromiso hipocrático y las exigencias de humanización junto a las de aplicación siempre de las medidas científicas (por tanto contrastada y avalada por la investigación clínica y operativa).

¿Cómo van a fomentar la formación de los directivos?

Estamos convencidos de que el presente y el futuro de los directivos pasa por tener una cantera bien formada, y al efecto promoveremos la creación de una escuela de liderazgo, que impulse la puesta en marcha de un grado universitario de dirección de servicios de salud, una oferta de títulos propios con especialización diversa en los diversos ámbitos funcionales que dirigimos, la constitución y puesta en marcha de una red de cátedras de directivos de la salud, en la modalidad de cátedras de patrocinio. Todo lo cual favorecerá un programa de certificación del directivo de la salud.

¿La sociedad reconoce el papel de los directivos de la salud? ¿Qué se puede hacer para mejorarlo?

La sociedad no siempre ha reconocido el trabajo de los directivos de la salud, y esa es una cuestión a mejorar. Desde nuestra candidatura promovemos un compromiso con la sociedad y con los pacientes, desarrollando nuevas fórmulas de análisis y respuesta desde la gestión a las demandas de salud, avanzando en los nuevos modelos de gestión y colaboración público-privada, en resultados de la salud, e incorporando la experiencia y el valor en salud.