“Hoy en día no se contempla la investigación en las plantillas asistenciales del Sistema Nacional de Salud por lo que se tienen que buscar otras vías que nos permitan integrar a estos profesionales en el proceso. Es necesario invertir y profesionalizar la investigación clínica dentro del SNS”. Este es uno de los principales retos a los que se enfrenta la sanidad actual en todos los ámbitos. Así lo ha expuesto el doctor Álvaro Rodríguez- Lescure, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Lo ha hecho en el marco del XIII Seminario de Periodistas ‘Curar y Cuidar en Oncología’. Un encuentro organizado por SEOM -con la colaboración de MSD-, y cuyo título ha sido ‘Innovación, Asistencia, Paciente’.

En el mismo sentido se ha pronunciado la vicepresidenta de la entidad oncológica, la doctora Enriqueta Felip. “En los hospitales no está establecida una carrera investigadora, algo que a veces ni siquiera se entiende en las gerencias. Los ensayos clínicos tienen una lógica biológica detrás, aportan innovación y necesitan vías de organización y profesionalización en los centros”, ha asegurado.

Investigación clínica coordinada

Rodríguez-Lescure reconoce que en Oncología médica hay una cierta cultura establecida. No obstante, apuesta por redes de colaboración matricial. Una situación en la que la administración debería ser la encargada de organizar y establecer unos cauces de actuación comunes en el proceso asistencial. “Estas redes servirán para evitar errores y ahorrar costes”.

Ambos insisten en las bondades de las unidades de ensayos clínicos ya que contribuyen a la sostenibilidad del sistema ahorrando costes, introduciendo nuevos medicamentos, aceleran los procesos y mejoran los estándares de atención a los pacientes. Sin olvidar que España es uno de los países donde la investigación clínica oncológica es más prolija.

Acelerar la rapidez en el acceso

En este sentido, han ahondado en la necesidad de acelerar los tiempos de acceso a las innovaciones terapéuticas una vez que ya se cuenta con la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento. Una rapidez que no tiene que estar reñida –asegura la doctora Felip– con la sostenibilidad del sistema ni el uso de los fármacos en función de los beneficios que aportan.

“El proceso debería empezarse antes y con una mayor coordinación para que el proceso sea lo más claro y rápido posible ya que los actuales retrasos están teniendo un impacto en la atención al paciente”, destaca. “Es cierto que hay unos tiempos establecidos pero estos luego no se cumplen, por lo que es importante agilizar las resoluciones”.

En cuanto a la equidad, la doctora Ana Arroyo, vicepresidenta tercera de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), ha destacado que los problemas de acceso por territorialidad deberían ser anecdóticos e inadmisibles. “Por tanto, deberían existir procesos asistenciales integrados (PAI) en todas las regiones”. A día de hoy solo existen en tres Comunidades Autónomas con PAI en Oncología.

Medicina de precisión

En el ámbito de la medicina de precisión, la vicepresidenta de SEOM ha destacado que hablamos mucho ella pero “quizás deberíamos tener en los hospitales programas más comunes para, por ejemplo, la determinación de biomarcadores que deberían estar dentro de la cartera de servicio”.

Por su parte, la doctora Arroyo ha destacado que “la medicina de precisión tiene como objetivo tomar decisiones terapéuticas adaptadas, con la máxima especificidad y eficacia y la menor toxicidad. Pero el conocimiento del entorno del paciente, sus circunstancias vitales, sociales, familiares y comunitarias deben también matizar esas decisiones terapéuticas”.

A su juicio, la Atención Primaria es un lugar privilegiado para realizar estudios de investigación clínica, generar conocimiento y contribuir a la supervivencia del paciente con cáncer. Y apoya la creación de planes conjuntos entre los profesionales de Atención Primaria y los oncólogos, abriendo vías de atención coordinada. E insiste en que los PAI son una herramienta importante “para allanar ese camino”.

Evolución en los procesos asistenciales

En la mesa de debate también ha participado Cristina Nadal, directora ejecutiva de Policy de MSD en España. Ha subrayado que desde la industria también se trabaja para optimizar la gestión  de los procesos a través de proyectos de partenariado. “Generamos soluciones que identifiquen y resuelvan ineficiencias de tipo económico o de falta de agilidad de los procesos asistenciales. De este modo contribuimos a la sostenibilidad e impactamos positivamente en la supervivencia y calidad de vida de los pacientes”.