Actualmente la necesidad de equidad en salud cobra suma importancia tanto a nivel nacional como global tras el brote de la pandemia del Covid-19 en la que resalta el acceso a las vacunas, así como la atención a enfermedades no transmisibles. Estas fueron algunas de las problemáticas relevantes durante la crisis sanitaria y que suponen la urgencia de atenderlas por medio de la digitalización o la telemedicina.

Por un lado, el proceso de vacunación revela que mientras en países como Estados Unidos están adelantados en la inmunización, en México muchos optaron por viajar al extranjero para poder acceder al fármaco.

La carga de las enfermedades no transmisibles

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que las enfermedades no transmisibles matan a 40 millones de personas al año, equivalentes al 71% de las muertes en el mundo. Por lo que la detección, el cribado y el tratamiento son fundamentales.

Uno de los factores determinantes en la equidad de la salud es la calidad de ingresos económicos en la población. Según la OMS, existe una diferencia de 18 años de esperanza de vida entre los países que obtienen altos ingresos y aquellos que no los tienen.

La salud digital juega un papel fundamental en la promoción de la equidad sanitaria, lo que brinda a los pacientes calidad en los servicios, sin importar las diferencias sociales, económicas, demográficas y geográficas.

Tecnología al servicio de la salud

Las actuales tecnologías de salud digital están diseñadas para dar soporte y asistencia a los pacientes, por ejemplo, las herramientas digitales para gestión de campañas de cribado que, a su vez, facilitan el lanzamiento de campañas de prevención en la población.

Adicionalmente, muchas tecnologías avanzadas permiten al personal médico realizar diagnósticos cada vez más tempranos y precisos, con el fin de ofrecer tratamientos personalizados a sus pacientes.

Además, las aplicaciones de telemedicina y de m-health permiten a ciudadanos y pacientes adoptar un rol más activo ante el cuidado de su salud, ayudándoles a mejorar la adherencia al tratamiento, a educarse en hábitos más saludables y a obtener un mayor acceso a los servicios de salud.

La digitalización optimiza los procesos de salud

Praxedis Sánchez, director general del norte de Latinoamérica de Dedalus -compañía especializada en soluciones digitales de salud y diagnóstico-, considera necesaria la toma de decisiones regulatorias que permitan modificar las estructuras sociales en todos los niveles de la sociedad.

La digitalización abre una puerta en el camino de optimizar los procesos de salud y los hace más eficientes en países con ingresos bajos o altos, siendo incluyente en una escala global”.

El directivo afirma que con la llegada de Dedalus al mercado mexicano, se fortalecerá la accesibilidad a los servicios de salud. Actualmente, de cada diez personas que necesitan de las tecnologías de asistencia,  tiene acceso a ellas, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“La salud es un derecho humano fundamental. Se considera que las diferencias que puedan existir no son de aspectos biológicos, sino que derivan de procesos sociales y económicos. La digitalización nos regala la oportunidad de eliminar las barreras de acceso a la salud”, señala Vladimir Mendoza, director general de Latinoamérica de Dedalus.

¿Por qué es importante la salud digital?

  • Optimiza la salud de forma remota gracias a los avances en Inteligencia Artificial (IA), big data, robótica y aprendizaje automático.
  • Previene problemas de salud al acelerar la creación de nuevas terapias digitales y vacunas para combatir enfermedades.
  • Mejora la calidad del diagnóstico a través de la IA y con las nuevas opciones de tratamiento.
  • Reduce costos en la atención médica.