E.P.- Una proteína recién descubierta, llamada neuroglobina, puede ayudar a proteger al cerebro después de un infarto, según un nuevo estudio desarrollado por especialistas del Buck Institute for Age Research (EE.UU.), publicado en la última edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Sin embargo, los investigadores aún tienen que entender completamente su función dentro del organismo. Sabiendo que la neuroglobina está presente principalmente en el cerebro, los autores del presente trabajo investigaron si la proteína prevenía las lesiones durante la privación de oxígeno derivada de un infarto.

Para testar los efectos de la neuroglobina, los científicos inyectaron a ratas con secuencias de nucleótidos que evitaron la expresión de la neuroglobina. Los investigadores simularon después un infarto bloqueando una arteria crítica en el cerebro de las ratas.

Tras el infarto, las ratas que expresaron altos niveles de neuroglobina rindieron mucho más en las pruebas de motricidad, sensoriales, y de reflejos. Además, se vio que la sobre-expresión de la neuroglobina reducía el área dañada del cerebro por el infarto. Estos resultados apuntan a posibles fórmulas nuevas para tratar el infarto cerebral.