Los pacientes con apnea obstructiva del sueño (AOS) presentan mayores niveles en sangre de la  proteína PSPC1. Además, esta se asocia con la agresividad del melanoma cutáneo. Así lo demuestra un estudio liderado desde el área de Enfermedades Respiratorias del CIBER (CIBERES), el Hospital Universitario La Paz – IdiPAZ.

Tal y como publica la revista European Respiratory Journal esta proteína tiene potencial como biomarcador pronóstico de la evolución de este cáncer cutáneo en pacientes con AOS.

Cabe recordar que la apnea obstructiva del sueño se ha relacionado con una mayor incidencia y agresividad de distintos tipos de tumores. En este sentido, una de las dianas principales en la investigación biomédica es el desarrollo de herramientas que permitan clasificar a los pacientes en aquellos con mayor o menor riesgo de sufrir estas neoplasias. El desarrollo de estas herramientas o “marcadores pronóstico” es clave. No obstante, podría facilitar la detección precoz de tumores y por tanto mejorar el pronóstico del paciente a largo plazo.

Potencial de la proteína PSPC1

La proteína PSPC1 es conocida por modular la señalización del factor de crecimiento transformante β (TGF-β). Esta es una citoquina que promueve la progresión del cáncer a través de la inducción de ciertas vías de señalización que fomentan la metástasis. Ahora, los resultados de este trabajo muestran que la estimulación de células de melanoma con altos niveles de PSPC1 es capaz de promover la señalización metastásica de TGF-β, aumentando la movilidad de las células cancerosas.

“Nuestros resultados sugieren que la hipoxia intermitente, que es una de las principales características de los pacientes con AOS y que provoca disminución del oxígeno disponible para las células del organismo, podría ser el estímulo que induce la sobreexpresión de PSPC1”, explica Carolina Cubillos, investigadora del CIBERES.

En conjunto, estos hallazgos resaltan la potencial relevancia de PSPC1 como marcador pronóstico en pacientes con AOS. Por ello, investigadores apuntan a la importancia de continuar esta línea de investigación para que PSPC1 pueda llegar a usarse como biomarcador en la clínica.