Expertos y líderes europeos han presentado la coalición Fitfor Work Europe, un proyecto con el que pretender aunar esfuerzos e impulsar iniciativas que den apoyo a los afectados por una enfermedad musculoesquelética y reduzcan la carga económica que conlleva esta patología

Uno de los embajadores de esta iniciativa ha sido el expresidente de Polonia Lech Walesa, quien ha recordado que en Europa más de cien millones de personas padecen dolor crónico musculoesquelético, y el 40 por ciento de quienes trabajan ha tenido que dejar su trabajo debido a su patología.

Esto es inaceptable en el siglo XXI, cuando cuestiones tan simples como la intervención temprana y coordinada a nivel nacional pueden mejorar la vida de estas personas, ha explicado Walesa.

Las consecuencias socioeconómicas, de no tener un estado de salud adecuado debido al dolor musculoesquelético, representan un coste estimado para la sociedad europea de hasta 240.000 de euros.

Por ello, a través de este proyecto destacan la necesidad de poner en marcha un plan de acción a nivel nacional con el que se priorice el abordaje de estas enfermedades en los sistemas nacionales públicos, junto con otras patologías de tipo crónico.

También proponen asignar la financiación adecuada para el diagnóstico temprano y los tratamientos; establecer la “permanencia en el trabajo” como una medida clínica de éxito en el manejo de estas enfermedades; y apoyar la inclusión de la productividad laboral en la evaluación de la salud económica y la tecnología de la salud.

“Ahora debemos unir esfuerzos en el apoyo a los Gobiernos nacionales, ayudándoles a hacer de estas patologías una prioridad en cada uno de sus sistemas de salud, para mejorar los resultados en la salud y en el trabajo”, ha declarado Antonia Paranova, miembro del Parlamento Europeo y vicepresidenta de la coalición.