A través de una muestra de saliva la prueba genética llamada Onco Life Test permite conocer la predisposición que una persona tiene a padecer algún tipo de cáncer hereditario como de mama, ovario, próstata, páncreas, colon, gástrico, útero y melanoma.

Este padecimiento es ocasionado por mutaciones o deficiencias en los genes, en el caso de los cánceres esporádicos (sin antecedentes familiares), las mutaciones de desarrollan a lo largo de la vida, mientras que en el cáncer hereditario se transmiten de manera generacional.

De acuerdo a la American Cancer Society, se calcula que alrededor del 5 al 10 por ciento de todos los casos de cáncer se relacionan con la herencia. Cabe señalar que el heredar el gen no quiere decir que la persona esté destinada a tener cáncer irremediablemente, lo único que significa es que se tiene un mayor riesgo de desarrollar el padecimiento.

Esta prueba genética predictiva analiza 30 genes asociados al cáncer hereditario a través de la saliva. Con los resultados, se obtiene un “nivel de riesgo genético”, de esta forma, el paciente con ayuda de un médico especialista puede adoptar las medidas preventivas necesarias a fin de reducir el riesgo a desarrollar la enfermedad.

Incluye secuenciación masiva de última generación (NGS: Next Generation Sequencing) y un análisis bioinformático avanzado, con lo que se puede determinar con precisión el riesgo hereditario de padecer cáncer.

A través de Grupo SOHIN la prueba está disponible en México. Es una compañía especializada en medicina genómica y  servicios integrales de salud en México, dedicada a medicina personalizada en pacientes con enfermedades crónico degenerativas como el cáncer.

“En SOHIN estamos convencidos de que la medicina genética es un aliada clave para enfrentar los actuales retos de salud pública. Gracias a los avances tecnológicos, hoy contamos con diagnósticos de alta precisión que nos permiten prevenir enfermedades crónico degenerativas incluso antes de que aparezcan, poniéndonos un paso adelante”, puntualizó Juana Ramírez, CEO y fundadora de Grupo SOHIN.

Es necesario recurrir con un médico especialista para practicar esta prueba si uno o más familiares de primer grado (madre, hijo, hermano o padre) han presentado cáncer antes de los 50 años.  Lo ideal es realizarse una valoración 10 años antes de la edad en que se presentó el caso más joven en la familia.