Durante las II Jornadas de la Seguridad del Paciente en los procedimientos médicos con radiaciones ionizantes en el Ministerio de Sanidad, se ha puesto de manifiesto el problema de las pruebas de imagen sin justificación. En concreto, según datos de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), el 30 por ciento de las pruebas de imagen que se solicitan no contienen la justificación necesaria.

Sobre esta cuestión se manifestaba el responsable de asuntos profesionales de SERAM, Luis Concepción Aramendía. El mismo reclamaba más apoyo institucional para la puesta en marcha de sistemas de ayuda a la petición clínica. Dichos programas pretenden ofrecer ayuda al profesional que solicita la prueba de imagen. Así, esta será la más idónea para cada situación con información sobre el grado de exposición a la radiación de cada una de ellas.

Actualmente, existen materiales elaborados que ayudan a dicho análisis. Sin embargo, estos no están incluidos en el flujo de trabajo. Por ello, los sistemas de apoyo, sistemas computarizados ayudan a la toma de decisiones y aumenta rendimiento de pruebas.

"El análisis riesgo-beneficio es el eje fundamental, pero el beneficio que se pretende conseguir es inmediato, y los riesgos son probabilísticos y a largo plazo. Esto lleva a una situación compleja a la hora de trasladar a los diferentes actores dicho análisis de riesgo-beneficio", señala Concepción.

Justificación en las pruebas de imagen

Para la SERAM la justificación de solicitud de pruebas de imagen es un elemento crítico en el tema de la radioprotección. Por ello, este se tiene que hacer en un trabajo colaborativo en la que participen todos los elementos integrales en el proceso radiológico. Asimismo, es clave desde la concienciación de la población pasando por los técnicos que adquieren las imágenes y los físicos que supervisan los procedimientos.

Además, para conseguir minimizar la exposición a las radiaciones de la población es imprescindible que se asegure el acceso en tiempos razonables a otras modalidades de diagnóstico. Por ejemplo, como la ecografía y la resonancia magnética.