En conmemoración del 15 de septiembre, Día Internacional del Linfoma, entrevistamos de manera exclusiva para El Médico Interactivo México, al Dr. Horacio Astudillo de la Vega, especialista en cáncer y enfermedades crónico-degenerativas, medicina de precisión y presidente del consejo de Nanopharmacia Group, empresa de desarrollo en nanotecnología y diagnóstico molecular avanzado en la Ciudad de México.

El linfoma es un tipo de cáncer del sistema linfático que lo conforman dichos ganglios, el vaso, el timo y la médula ósea de los cuales existen dos grandes subtipos, el linfoma Hodgkin y el linfoma no Hodgkin, siendo este último el más frecuente. Ocupa el séptimo lugar en incidencia por tipo de cáncer y el noveno en cuanto a mortalidad, representando un 3% del total de las muertes por cáncer.

De acuerdo con cifras del sistema de salud mexicano, en México, el 83 por ciento de quienes padecen linfoma tienen la variante No Hodgkin, el 17 por ciento restante, Hodgkin. Del total, 76 por ciento son menores de 65 años y 24 por ciento, mayores. El 42 por ciento son mujeres y 58 por ciento, hombres.

Las causas son debido a fallas en el sistema inmune por una formación excedida de linfocitos y comienzan a formarse linfocitos anormales que se vuelven inmortales cuando normalmente tienen un ciclo de vida corta y se vuelven mortales generando diversos tumores difusos y complejos de diagnosticar.

Nanopharmacia Group tiene pruebas de tamizaje y diagnóstico viral molecular que requieren de una biopsia, misma que ayuda al oncohematólogo a dirigir de manera eficiente la terapia o cambiarla si el primer tratamiento no ha tenido buenos resultados.

Hay diversos tipos de linfomas, entre los que destacan: Hodgkin, no Hodgkin, agresivos o indolentes y por tipo de estirpe o tipo celular: B o T. El linfoma es una enfermedad muy heterogénea por los diferentes subtipos de linfoma, existen agresivos e indolentes, curables y no curables, solo controlables.

Muchos casos de linfoma son precedidos por ciertos tipos de virus y bacterias como, por ejemplo, el herpes humano tipo 4 y 8, el VIH, helicobacter pylori, algunas sustancias químicas como pesticidas y otro factor de riesgo es la edad avanzada, por lo que las personas mayores de 60 años son más susceptibles en el caso del tipo Hodgkin.

Cuando en la familia hay un antecedente familiar, aumenta la probabilidad de padecerlo, por lo cual es importante que los familiares tengan un estrecho seguimiento médico. En la actualidad existen más tratamientos que la quimioterapia y la radioterapia, que, aunque suelen ser complementarios, ya puede utilizarse la terapia celular inmunoterapia o el trasplante de médula ósea.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es la institución que más trasplantes de médula ósea realiza en el país, según declaraciones del jefe del Departamento de Hematología en el Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional S.XXI, el doctor Luis Gilberto Silva Michel, quien asegura que los diagnósticos se han agilizado en el primer y segundo nivel de atención, por lo cual los casos han aumentado considerablemente en los últimos 5 años. Los síntomas característicos son el aumento de tamaño no doloroso en los ganglios de axilas, ingles y/o cuello, así como pérdida de peso de más del 10% en 6 meses, diaforesis y fiebre.