C.P.,Zaragoza.- La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) confía en que en España se implante la especialidad de Urgencias a corto plazo después de que el PSOE se haya comprometido a presentar una proposición no de ley en el Parlamento para que la citada especialidad se pueda incluir dentro de la formación MIR en nuestro país. El portavoz de SEMES y secretario de Relaciones Institucionales de la citada Sociedad científica, el doctor José Luis Casado, espera que finalmente prevalezca "el sentido común en España" y todas las fuerzas políticas expresen su apoyo a la creación de la especialidad, tras la reunión mantenida con los representantes de Sanidad del PSOE, PP y CiU en el Congreso.

En dicho encuentro, el Partido Socialista mostró su total respaldo a la vieja reivindicación de la SEMES, mientras que el Partido Popular y Convergencia i Unió se mostraron más partidarios de la capacitación específica como sistema de formación de médicos de Urgencias, aunque finalmente matizaron sus posturas y no se cierran a considerar la posibilidad del MIR. Éste es el compromiso que ha obtenido la SEMES de las fuerzas políticas a su petición. "Estoy completamente seguro y convencido de que en un plano no lejano tendremos un sistema de formación específica de Medicina de Urgencias, que garantice ante el ciudadano que la persona que le atiende tiene las competencias y los conocimientos necesarios", afirmó el secretario de Relaciones Institucionales de la citada Sociedad.

Además, Casado insistió en destacar las bondades del sistema MIR y lamentó la carencia que existe en torno a su especialidad. "En España contamos con 49 especialidades todas por vía MIR. La gran revolución en España fue la implantación del sistema de formación MIR, porque se ha revelado como el mejor para formar a magníficos especialistas. Y en la SEMES nos preguntamos que si es bueno para 49 especialidades, no hay razón objetiva para que no sea válido para la de Urgencias y Emergencias", puntualizó en declaraciones a EL MEDICO INTERACTIVO.

De ahí, que desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias no se valore como adecuado el sistema de capacitación específica que propone el PP, y que secundaba CiU en un primer momento. "No lo vemos ni eficaz, ni moderno, ni resolutivo sino que más bien generaría problemas porque en Europa se usa únicamente para establecer perfiles profesionales. Además el área de capacitación exige un MIR previo, pero en Urgencias no existe", puntualizó. No obstante, la SEMES confía en que finalmente se acuerde impulsar la especialidad vía MIR por parte de todas los grupos parlamentarios, porque "lo contrario se escaparía a la razón", apuntó Casado.

Para SEMES es fundamental que tanto en España como en el resto de Europa se asuma esta laguna, tan largamente demandada, con el fin de ofertar una asistencia de calidad al usuario que requiere una atención vital para su vida. De ahí, que representantes de la SEMES hayan pedido el correspondiente apoyo a los portavoces parlamentarios y al Consejo Nacional de Especialidades. "Los ciudadanos tienen derecho a que les asistan especialistas y los Gobiernos la obligación de garantizar ante los ciudadanos los conocimientos y la formación de los especialistas", insistió Casado.

Por si fuera poco, la demanda social de asistencia médica urgente y aumenta entre un 3 por ciento a un 7 por ciento, dependiendo de los países cada año. En España durante el año 2002, 394 ciudadanos de cada 1000 solicitaron esta asistencia en los hospitales y 535 la utilizaron con el sistema prehospitalario. En total, 929 de cada 1000 habitantes utilizaron el sistema sanitario para las urgencias y emergencias.

Asimismo, en el manifiesto de la SEMES se recuerda la evolución de las expectativas de los ciudadanos en este siglo recién comenzado. "Los usuarios solicitan, y en algunos países exigen, que estos sucesos urgentes que ponen en riesgo su vida, o un órgano vital para la misma, sean resueltos de forma inmediata (rápido), eficaz, casi infalible (resolutiva), con calidad (profesional) y satisfactoria". Desde dicha Sociedad científica recuerdan además la obligación de los Gobiernos de poner los medios técnicos, humanos y organizativos para solucionar de forma rápida, eficaz y satisfactoria cualquier situación que se produce de forma urgente e imprevista como accidentes, ataques terroristas, catástrofes originadas por la naturaleza o enfermedades agudas y críticas.

Hay países que tienen diferentes sistemas para acceder a la Especialidad, como la superespecialización, la capacitación, la certificación partiendo de otra especialidad previa y primaria, como puede ser Anestesia y Reanimación, Traumatología, Cirugía, Medicina Interna, etc. "Es una manera respetable de resolver el problema de la formación específica, aunque propugnamos que en el futuro los sistemas sean homogéneos y universales en toda Europa como sucede en otras especialidades médicas", recordó el doctor Casado. En cualquier caso, cuando en Europa hay cinco países que solicitan esta especialización, la Unión Europea establece normativa y lo hace extensible a toda la Comunidad. En este sentido, SEMES confía en que esto pueda influir en España para implantar la vía MIR en Urgencias y Emergencias.

La especialidad por el momento queda lejos, aunque ahora reciba -como esperan desde SEMES – el espaldarazo definitivo por parte del Ministerio de Sanidad. "Es necesario definir los contenidos teóricos, habilidades manuales, actitud y dominio de las situaciones que deberían constituir el Cuerpo Doctrinal de la Medicina de Urgencias y Emergencias. Esta formación tiene que estar basada en el Acuerdo Internacional sobre el Core currículum, que claramente define estas situaciones y otras, para asegurar que el desarrollo en todos los campos de la Especialidad se van a seguir adecuadamente", puntualizó el portavoz de dicha Sociedad científica.