En el marco del Día Mundial de la Psoriasis, especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) alertaron sobre las graves consecuencias de esta enfermedad y resaltaron la importancia de un diagnóstico y tratamiento oportunos, ya que, actualmente, el tiempo promedio de diagnóstico es de 12 meses a partir de la primera consulta, situación que afecta gravemente la calidad de vida de los pacientes y es por eso que los médicos generales deben ayudar a la pronta intervención del especialista.

Al ser una enfermedad inflamatoria sistémica crónica no contagiosa que afecta principalmente la piel y las articulaciones del paciente. A nivel mundial se estima que impacta a más de 25 millones de personas, mientras que se calcula que 2.5 millones de mexicanos viven con esta enfermedad.

El doctor César Maldonado, jefe de la Clínica de Psoriasis del Centro Dermatológico Dr. Ladislao de la Pascua, apuntó que la psoriasis es una enfermedad con signos “escamosos” que puede confundirse con otras enfermedades de la piel como dermatitis atópica, eccema y caspa. Por ello que es esencial que el paciente reconozca los síntomas y acuda con el dermatólogo para que tenga un diagnóstico y tratamiento oportunos.

Impacto en la calidad de vida

En cuanto al impacto en la calidad de vida del paciente, la doctora Rossana Janina Llergo, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología, resaltó que la psoriasis puede ser considerada altamente discapacitante debido a las repercusiones sociales, económicas y psicológicas que tiene.

Por su parte, la doctora Esther Guevara, especialista en dermatología, adscrita al servicio de dermatología del Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” del ISSSTE, reconoció que es fundamental que las personas con psoriasis accedan tempranamente a un tratamiento adecuado ya que, en la medida que se controle la enfermedad en las primeras etapas, el paciente mejorará su calidad de vida, y por lo tanto su entorno social.

Explicó que comúnmente, se definía la gravedad de la enfermedad con base en la intensidad y la extensión de las lesiones de psoriasis en la piel del paciente, sin embargo, cada día cobran más importancia los aspectos socioeconómicos, el impacto en la actividad física, social y psíquico-emocional del mismo.

“Es por ello que, impulsar acciones que promuevan la referencia oportuna con el dermatólogo para que el afectado acceda lo más pronto posible a su tratamiento es esencial para el control de la enfermedad, y así los pacientes puedan realizar actividades cotidianas sin temor o inseguridad; y resaltó que la pérdida de respuesta, la falta de adherencia, la interrupción y la insatisfacción del tratamiento hoy en día representan desafíos importantes en la atención de la psoriasis”.