A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó a la hepatitis infantil aguda grave como un tema “de prioridad absoluta”, en México las autoridades sanitarias descartan que haya casos registrados.

Hasta el 3 de mayo, la OMS reporta 228 casos de hepatitis infantil aguda grave, y cuatro fallecimientos, en países como Reino Unido, España, Israel, Dinamarca, Italia, Bélgica y Estados Unidos.

En el caso de México, si bien no hay registro de algún caso, las autoridades emitieron un aviso epidemiológico para pedir a todas las unidades de salud estar alertas.

En caso de reportar cualquier probable infección de este tipo, se les pidió enviar la muestra correspondiente para su estudio al Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (InDRE).

Sospechan de enfermedad nueva con probabilidad de muerte

Científicos y autoridades consideran que se trata de una enfermedad nueva, debido a que no se tiene claro el tipo de patógeno que causa la infección.

Especialistas como el infectólogo, Alejandro Macías, estima que el 10% de los niños que contraen la enfermedad necesitan de un trasplante. Además de que puede provocar la muerte en los menores.

El Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica, integrado por las instituciones del sector Salud, publicó el Aviso Epidemiológico para que las unidades médicas reporten casos susceptibles de hepatitis infantil aguda grave.

En la mayoría de pacientes los síntomas gastrointestinales, incluyendo dolor abdominal, diarrea y vómitos, fueron señal de la enfermedad. Un dato relevante es que ninguno presentó fiebre.

¿Qué hacer en caso de identificar la enfermedad?

La Dirección General de Epidemiología señala que, ante la identificación de casos, la unidad de salud o de laboratorio debe:

  • Notificarlo a través del Formato de Estudio Epidemiológico de Caso SUIVE-2 al correo electrónico hepatitis.des@salud.gob.mx.
  • De no contar con la técnica en la entidad federativa, debe enviar la muestra al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE).
  • Es necesario realizar rastreo de contactos e investigación para determinar asociaciones en tiempo y áreas geográficas e identificar factores de riesgo.
  • Se debe continuar con la vigilancia epidemiológica convencional de hepatitis virales.
  • Reforzar el apego a las precauciones estándar en la atención hospitalaria como: uso de guantes para evitar contacto con sangre y fluidos de forma directa; limpieza y desinfección del lugar entre pacientes y completar el esquema de vacunación contra hepatitis.

 

En cuanto a la población en general, la Secretaría de Salud recomienda:

  1. Lavado de manos de forma frecuente con agua y jabón o solución alcohol gel.
  2. Cubrir boca y nariz al estornudar o toser.
  3. Evitar compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos.
  4. Limpiar y desinfectar frecuentemente juguetes y objetos.