BARCELONA (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado este lunes que la salud es una viga maestra para la construcción y la libertad de Catalunya: “Un país libre lo conforman personas que tienen acceso sin ningún tipo de distinción a la salud”.

Lo ha dicho junto al conseller de Salud, Toni Comín, y al director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalud), David Elvira, en el acto de presentación del Plan de Salud 2016-2020, que ha contado entre el público con los exconsellers Boi Ruiz y Marina Geli, y otros representantes del sector.

Ha subrayado que el sistema sanitario catalán se diseñó para que fuera robusto y pudiera resistir a crisis económicas y sociales, que han obligado a “apuntalar esta viga maestra para que los fundamentos del edificio no cayeran”.

También ha deplorado la “miserable” falta de financiación por parte del Estado, lo que ha considerado como otra amenaza sobre el sistema sanitario, y ha revindicado las competencias de Catalunya en esta materia.

Según Puigdemont, el plan garantizará los avances tecnológicos y científicos, que son “la manera de también ser justo con todos los ciudadanos”, puesto que se podrán beneficiar de innovaciones muy caras que sino solo estarían al alcance de unos cuantos.

“No puede haber una salud saludable si una parte de sus ciudadanos quedan excluidos”, ha manifestado Puigdemont, al abogar por un sistema que sea justo, equitativo y universal.

También ha defendido que la Agencia Europea del Medicamento se instale en Barcelona por ser una ciudad preparada con un tejido de empresas, centros de investigación y profesionales que “justifican que la capital catalana sea un referente mundial en este ámbito”.