Rafael Nadal acaba de ganar su 14º Roland Garros, su 22º Grand Slam, a pesar de padecer el síndrome de Müller Weiss, condición que padece desde el año 2005 y que le impidió competir en Wimbledon y en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Qué es el síndrome de Müller Weiss

El síndrome de Müller Weiss, conocido también como osteonecrosis del hueso tarsiano de Müller Weiss o osteocondritis del escafoides, es una enfermedad poco frecuente que se da en el hueso navicular o escafoides, situado en el tarso medio del pie. Consiste en la deformación de dicho hueso, provocando dolor y afectando al movimiento.

Su etiología no está clara en la actualidad, aunque existen varias teorías sobre su origen, que van desde una osteonecrosis en el escafoides, una osteocondrosis en la infancia en dicho hueso, hasta una distribución anormal de las fuerzas de compresión, entre otras.

“Se piensa que la deformidad aparece por una sobrecarga mecánica continuada durante la infancia y la adolescencia en un pie anatómicamente predispuesto, que lleva a repetidas microfracturas del escafoides que pasan desapercibidas hasta que la deformidad ya es importante”, explica en su web el doctor Vicente de la Varga, traumatólogo deportivo de la Clínica de traumatología CAMDE de Málaga.

“Con el tiempo y tras millones de impactos repetidos el escafoides, inicialmente deformado acaba aplastándose y fragmentándose, dañando las articulaciones adyacentes y apareciendo una artrosis degenerativa en la parte central del pie que no tiene solución y que avanzará con mayor o menor rapidez”, añade el doctor.

Síntomas

Los pacientes presentan dolor crónico en la parte media y trasera del pie, inflamación y dolor a la palpación en la cara dorsomedial de la parte medial del pie, aplanamiento del arco longitudinal medial y pie plano varo.

Diagnóstico

En la exploración clínica es constante la presencia del varo del retropié. La tuberosidad del escafoides puede ser prominente en lado medial de la zona media del pie.

Los hallazgos radiológicos incluyen deformidad en forma de coma debida al colapso de la parte lateral del hueso navicular y protusión medial o dorsal de una porción o de todo el hueso. El trastorno puede ser bilateral o asimétrico y estar asociado a otras fracturas patológicas.

Tratamiento

Existen dos tipos de tratamientos para el síndrome de Müller Weiss. Por un lado, el tratamiento conservador, indicado en etapas tempranas y que consta de la combinación de soportes plantares rígidos, antiinflamatorios, fisioterapia y descargas, cuyo objetivo es la remisión de los síntomas pero que en ningún caso logra detener el proceso de la enfermedad. “Estos son los tratamientos que Rafa Nadal ha usado durante todos estos años respecto al control del dolor, pero que no han modificado la evolución natural de la enfermedad hacia la artrosis”, apunta el doctor.

Por otro lado, el tratamiento quirúrgico, cuando el tratamiento conservador ha fallado, o en etapas avanzadas de la enfermedad cuando la deformidad es severa. Según el traumatólogo malagueño el único tratamiento definitivo es fusionar, fijar las articulaciones dañadas mediante una artrodesis para que, bloqueando el movimiento, desaparezca el dolor. “Es una cirugía agresiva, que deja importantes secuelas y que se reserva para el momento en el que el dolor limita por completo la capacidad para caminar”, apunta el traumatólogo.

Radiofrecuencia pulsada, el tratamiento de Nadal

De momento, Nadal ha explicado que se va a someter a un tratamiento de radiofrecuencia pulsátil. El fisioterapeuta, doctorando en ciencias del deporte y movimiento humano, Roger Fontanet Claret, explica que se trata de un tratamiento "basado en interrumpir y alterar la transferencia de la información de los nervios sensitivos", lo que permitiría al tenista jugar los partidos sin sensibilidad en el pie. "Hay que apuntar que este tratamiento no se enfoca a regenerar el hueso sino en la reducción temporal del dolor", añade Fontanet.

Para poder competir en el Roland Garros el tenista ha tenido que ponerse dos inyecciones en los nervios del pie antes de cada partido combinadas con antinflamatorios.

"La opción quirúrgica no es la escogida posiblemente por las limitaciones que generaría en pista", apunta Fontanet.

Los deportes de raqueta, en auge tras la pandemia

El tenis es un deporte con mucha tradición a nivel mundial que en los últimos años había tenido cierto bajón pero que, a raíz de la pandemia ha vuelto a resurgir por poder practicarse al aire libre y por las ventajas que ofrece a nivel de acondicionamiento físico para el que lo practica. Lo mismo sucede con el pádel, al que además se añade su fácil acceso a las pistas en las urbanizaciones y que técnicamente es muy sencillo. Así lo explica Blanca Bernal, fisioterapeuta y profesora del Máster en Biomecánica y Fisioterapia Deportiva de la Escuela de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios” – Comillas y directora de Mobility Clinic Madrid.

La fisioterapeuta recuerda la importancia de la prevención de lesiones en el deporte, especialmente a nivel amateur. “Ser capaces de asesorar a los deportistas de la mejor manera para prevenir al máximo las posibles lesiones es alargar su vida deportiva, con todos los beneficios que eso conlleva para su lado", añade.

Deporte de élite vs amateur

Desde el punto de vista de los profesionales sanitarios es importante enseñar a los pacientes a diferenciar entre el deporte de élite versus el amateur. "Entender el contexto de un deportista de élite es esencial para comprender una lesión. En ocasiones vemos deportistas recuperados en tiempo récord, pero no sabemos el coste que han pagado para continuar", explica Fontanet. Y añade: "La gran mayoría aceptan un elevado riesgo para aprovechar hasta el último suspiro de su carrera profesional".