Dermatología, Ginecología, Oftalmología y Cardiología son las especialidades que mejor se adaptan a la consulta en formato telemedicina. Doctoralia ha llevado a cabo un estudio sobre las consultas en línea a partir de una encuesta realizada a los profesionales sanitarios inscritos en la plataforma.

En él se ha evaluado el proceso de la consulta, y en qué casos se puede o es recomendable utilizar este formato sin que la atención suponga ninguna diferencia frente a la consulta presencial.

Dermatología

Dermatología es una de las especialidades que ha tenido mayor aceptación en la consulta online. Según indican los especialistas, un 90 por ciento de los casos de esta disciplina pueden valorarse en remoto porque los síntomas asociados a patologías de la piel suelen ser muy visibles.

Según indica el Dra. Gloria Abad, dermatóloga del centro Quirón Teknon y miembro de Doctoralia, “a través de la consulta online se puede hacer seguimiento a personas que padezcan enfermedades crónicas. Entre ellas están la psoriasis o la dermatitis atópica o seborreica. Pero también se pueden realizar diagnósticos presuntivos de infecciones de la piel, alergias, urticaria o acné”.

Es recomendable que el paciente envíe antes de la consulta un recopilatorio de imágenes bien iluminadas de la zona de la piel afectada. Además, y si es posible, se deberían hacer capturas periódicas al menos una vez a la semana para determinar la evolución hasta la siguiente consulta online con el especialista, añade la Dra. Abad.

Según el estudio, solo un 2 por ciento de los pacientes envían imágenes previamente a la consulta.

Ginecología

En el caso de la especialidad de Ginecología, gran parte de casos se pueden valorar y tratar en remoto. Aunque siempre dependerá de la precisión del paciente a la hora de describir lo que le ocurre. Según comenta la Dra. Anna Mallafré, ginecóloga de la Clínica Sagrada Familia y miembro de Doctoralia, “las consultas online relacionadas con la fertilidad o los métodos anticonceptivos son muy habituales.  En la mayoría de los casos se limitan a la prescripción de un tratamiento”.

También es posible ayudar a pacientes que presenten algún tipo de inflamación, prurito, enrojecimiento o dolor específico. “Aunque en ocasiones se deben solicitar análisis o pruebas adicionales relacionadas con estos síntomas que requerirán de asistencia al centro médico. Asimismo, también es posible resolver dudas sobre el embarazo y hacer parte de su seguimiento”.

En su opinión, “para establecer un diagnóstico completo siempre será necesaria la consulta presencial. Especialmente en casos que requieran un estudio citológico o un ultrasonido pélvico”.

Oftalmología

La comunidad de oftalmólogos de Doctoralia especifica que el 90 por ciento de los casos son susceptibles de seguimiento a través de una consulta online. Según la Dra. Maria Sánchez, oftalmóloga del Centro de Oftalmología Bilbao y miembro de Doctoralia, “cualquier persona que tenga síntomas visibles en la zona ocular, como reacciones alérgicas, enrojecimiento, e inflamación son candidatos para hacer una consulta en remoto. Es importante que se convierta en un formato recurrente porque nos permite gestionar mejor la atención hacia nuestros pacientes”.

“Existen casos que requieren de procedimientos más específicos, como el estudio del fondo del ojo o de la presión del globo ocular, que requerirán de un encuentro físico con el profesional. La consulta presencial también se aplica a pacientes que hayan sido intervenidos quirúrgicamente, por ejemplo, por cataratas”.

Cardiología

Según concluye el estudio, los pacientes con enfermedades cardiovasculares crónicas pueden realizar un tratamiento recurrente en remoto. El Dr. Luis Calvo, cardiólogo del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz y miembro de Doctoralia, señala que “los pacientes más adecuados para optar a hacer un seguimiento del tratamiento vía online son aquellos que se encuentran en una situación estable y con una enfermedad cardiovascular crónica, como puede ser la hipertensión arterial o la hipercolesterolemia”.

Nuevo paradigma para la salud digital

El confinamiento por la COVID-19 y la nueva normalidad han acelerado la implementación de la telemedicina, que se ha afianzado como una alternativa a la consulta presencial con el profesional sanitario. Según comenta Frederic Llordachs, socio y cofundador de Doctoralia, “este nuevo formato ha llegado para quedarse, porque permite a las personas tener una mayor accesibilidad para resolver cuestiones de salud en menor tiempo y contribuye a que otros servicios de atención al paciente, como los de urgencias, eviten el colapso”. Según datos de la Fundació TIC Salut Social y la Oficina eSalut, el 80 por ciento de las teleconsultas en Atención Primaria evitan la necesidad de tener una visita presencial.