El dolor abdominal prolongado sin causa aparente y la pérdida de peso inexplicada pueden alertar de la presencia de un tumor digestivo. Así lo explica el Dr. José Ignacio Martín Valadés, responsable de la Unidad Multidisciplinar de Tumores Digestivos y Oncología Peritoneal de MD Anderson Madrid.

Además de estos síntomas comunes entre los diferentes tumores digestivos, como es la molestia abdominal, pueden aparecer otros relacionados con el tipo de tumor y su localización, como la dificultad para tragar en el cáncer de esófago o una coloración amarillenta en la piel en el cáncer de páncreas y vías biliares.

Factores de riesgo

Además de conocer los signos de alerta, el Dr. Martín Valadés incide en la importancia de entender los factores de riesgo que pueden fomentar el desarrollo de un tumor en el aparato digestivo. “La causa es multifactorial, siendo generalmente más comunes en hombres de más de 50 años y con enfermedades predisponentes, como la enfermedad inflamatoria intestinal en cáncer colorrectal. A esto se suman hábitos de vida que sí podemos controlar y modificar”.

Destaca sobre todo la influencia de la alimentación, la inactividad física, la obesidad y el consumo de alcohol y tabaco. Las dietas pobres en frutas, verduras y fibra y en las que se abusa de carnes rojas o procesadas, grasas y bebidas azucaradas suponen un mayor riesgo para el desarrollo de este tipo de tumores.

"Como consecuencia de la adopción de hábitos de vida poco saludables, se observan cada vez más casos en pacientes jóvenes, como está ocurriendo en la mayoría de tumores. Por ello, desde los centros y unidades especializadas insistimos en la importancia de la prevención y el cuidado de la salud desde edades tempranas", explica el oncólogo de MD Anderson Madrid.

En cuanto a los tratamientos con radioterapia y cirugía, se disponen de nuevas estrategias que minimizan los efectos secundarios de las mismas como son los tratamientos con intensidad modulada (IMRT) y radiocirugía (SBRT) en el caso de la radioterapia, y la cirugía mínimamente invasiva cuyo máximo exponente en el momento actual es la cirugía con el robot Da Vinci.