E.P.- Investigadores del Instituto Neuro-quirúrgico Maxine Dunitz del Hospital Cedars-Sinai, están trabajando en el desarrollo de un tratamiento no quirúrgico para el cáncer de cerebro, valiéndose de radiación y de la inyección de células de la médula ósea, especialmente cultivadas, dentro del tumor.

El nuevo enfoque ha proporcionado prometedores resultados en un estudio con ratas, descrito en la última edición de Journal of Immunotherapy. Este año se espera empezar ya con experimentos en seres humanos, según los investigadores. Esta terapia puede resultar en un importante paso en el desarrollo de la inmunoterapia de las células dendríticas, que los neurocirujanos y los científicos han estado empleando experimentalmente en los últimos años.

Los primeros resultados apuntan a una prometedora prolongación de la vida y la supervivencia de pacientes con tumores cerebrales altamente agresivos, llamados gliomas. Las células dendríticas, elementos del sistema inmune, "limpian" las proteínas foráneas y, en el proceso, las identifican como invasoras para que las células T del sistema inmune las ataquen. Esto es un rol clave porque varios mecanismos permiten crecer a las células del glioma y extenderse sin ser detectadas por el sistema inmune.