Presentar el Libro Blanco resumiendo los 30 años de la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista (SERVEI) y reivindicar la formación en Radiología Vascular e Intervencionista, una especialidad presente y necesaria en los principales hospitales de nuestro país. Ese era el doble objetivo de la reunión que una delegación de SERVEI, encabezada por su presidente, el doctor Enrique Esteban Hernández, ha mantenido con Carlos Moreno, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales.

“Estamos en el camino de promocionar un área de capacitación específica para la especialidad de Radiología Vascular e Intervencionista como ya está pasando en Europa -afirma el doctor Esteban Hernández-. En 2009 fue aceptada por la Unión de Especialidades Médicas Europeas (UEMS) como una subespecialidad independiente de Radiología”.

Las sensaciones, al término de la reunión, eran positivas si bien el doctor Ricardo Tobío, pionero del Intervencionismo español, ha querido ser realista. “Yo creo que se han cumplido los objetivos que nos habíamos planteado, pero no hay que olvidar que eso nos pasó hace ya 30 años casi”.

En la rueda de prensa posterior al encuentro, el vicepresidente de SERVEI, el doctor José Urbano, ha querido recalcar lo específico de su práctica: “Tratamos a miles de pacientes al año, la cifra supera los 100.000 si sumamos todos los hospitales donde hay Intervencionismo. No queremos quitar nada a ninguna especialidad, simplemente reivindicar nuestro trabajo. Nacimos de la Radiología, es cierto, pero hacemos tratamiento, no diagnóstico”.

Los médicos intervencionistas sostienen, así lo defienden por boca de su presidente, que crear la subespecialidad supondría “que todo intervencionista que pueda intervenirte, operarte, tenga esa titulación que ahora mismo no existe”.

En la actualidad, SERVEI tiene “un programa de formación de “fellows” que, en los hospitales certificados por la propia Sociedad, les da un año de formación”. Es, explica el doctor Esteban Hernández, “la primera “certificación oficial” que hay en España. Lo que queremos es que esas certificaciones sean aprobadas por el Ministerio de Sanidad. Más que nada para que así las plazas vengan definidas, porque no es lo mismo un radiólogo intervencionista que un radiólogo general”. El ejercicio profesional del primero, recalca, tiene una vertiente clínica muy diferente a la del radiólogo, que es más diagnóstica.

Como ha explicado el doctor Miguel Ángel de Gregorio, Catedrático de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Zaragoza, en España hay tres facultades de Medicina, las de Zaragoza, Navarra y Las Palmas, donde “con mucho esfuerzo la tenemos como asignatura optativa. Pero mientras tanto, en nuestros hospitales los especialistas no saben quiénes somos ni qué hacemos”, a pesar de que la Radiología Vascular Intervencionista proporciona “alternativas a la cirugía convencional, a las terapias convencionales, que son tan eficaces o más que ellas y que suponen una mínima intervención”.

El libro que conmemora los 30 años de la Sociedad es, en palabras del doctor De Gregorio, uno de sus coordinadores, “nuestra vida. Cuando pensamos este libro lo que queríamos hacer era una tarjeta de felicitación. Pero sobre todo nos sirve de vehículo para reivindicar nuestro nombre, reivindicarnos a nosotros mismos, reivindicar nuestra pasión, nuestro ejercicio profesional”. El XV Congreso de SERVEI tendrá lugar en Vitoria del 7 al 10 de junio.