La radioterapia de la mama izquierda duplica el riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con la radioterapia de la mama derecha en mujeres jóvenes, por lo que los investigadores advierten, en un estudio en la revista ‘JACC: CardioOncology’, de que el impacto de la lateralidad de la radioterapia debe tenerse en cuenta en los cuidados de supervivencia de las jóvenes que han superado un cáncer de mama.

La radioterapia es un tratamiento eficaz y ampliamente utilizado para el cáncer de mama. Aunque los beneficios de la radioterapia para el cáncer de mama son claros, pueden producirse complicaciones a largo plazo relacionadas con la radioterapia.

“Casi la mitad de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama se someterán a radioterapia, lo que puede exponer al corazón a la radiación incidental. En el caso de las que tienen menos de 50 años cuando se les diagnostica un cáncer de mama, su tasa de supervivencia a los 10 años es superior al 90% en el caso de la enfermedad en estadio I y a más del 75% en el caso de la enfermedad en estadio II”, afirma el doctor Gordon Watt, investigador postdoctoral del Memorial Sloan Kettering Cancer Center y autor del estudio.

Latencia de la cardiopatía asociada a la radiación

Según señala, “la radioterapia es una parte indispensable de la atención al cáncer de mama, y la buena noticia para las pacientes con cáncer de mama es que las técnicas modernas y la planificación informatizada del tratamiento han reducido la cantidad de radiación que llega al corazón, reduciendo así el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas”.

La cardiopatía asociada a la radiación tiene una latencia de al menos cinco años, por lo que requiere un seguimiento a largo plazo de las supervivientes de cáncer de mama.

Resultados del estudio

Las participantes tuvieron la misma supervivencia libre de eventos de enfermedad coronaria durante cinco años, independientemente de la lateralidad del cáncer de mama. Las mujeres tratadas con radioterapia en el lado izquierdo tuvieron una porción menor de supervivencia libre de eventos de enfermedad arterial coronaria en cada marca posterior de cinco años.

En el estudio, con un seguimiento de hasta 27,5 años, la incidencia global de enfermedad coronaria en las mujeres que recibieron radioterapia en el lado izquierdo fue del 10,5%, frente al 5,8% de las mujeres que recibieron radioterapia en el lado derecho.

En el caso de las mujeres diagnosticadas entre los 25 y 39 años, las que recibieron radioterapia en el lado izquierdo tuvieron una incidencia del 5,9% de enfermedad arterial coronaria, mientras que las que recibieron radioterapia en el lado derecho no informaron de ninguna enfermedad arterial coronaria.

Las mujeres diagnosticadas entre los 40-54 años experimentaron una incidencia de enfermedad arterial coronaria del 18,7% tras recibir radioterapia en el lado izquierdo y del 6,8% tras recibir radioterapia en el lado derecho.