El estudio fase 3, RELAY ha alcanzado su objetivo principal de supervivencia libre de progresión. Se trata de ensayo clínico global, aleatorizado y doble ciego en fase 3 evalúa la combinación de ramucirumab en combinación con erlotinib, comparada con la combinación de placebo con erlotinib, en primera línea de tratamiento en pacientes con cáncer de pulmón de células no microcíticas metastásico cuyas lesiones tienen mutaciones activadoras en EGFR.

Tal y como han informado desde Eli Lilly and Company el perfil de seguridad observado en el estudio RELAY ha sido consistente con lo que ya se había observado previamente. Los efectos secundarios más frecuentes de grado 3 o superior (con una incidencia mayor del 5 por ciento) ocurrieron en una tasa más elevada (con una diferencia del 5 por ciento o mayor) en el brazo de tratamiento con ramucirumab y erlotinib que en el brazo de tratamiento con placebo más erlotinib y fueron hipertensión, dermatitis acneiforme (un acné parecido a una erupción) y diarrea. Los datos de eficacia y seguridad se presentarán con más detalle en un congreso médico en 2019.

Más concretamente, Maura Dickler, vicepresidenta de desarrollo clínico en fases avanzadas en oncología de Lilly, exponía que “a pesar de los recientes avances en cáncer de pulmón metastásico de células no microcíticas con mutación en EGFR, el pronóstico de estos pacientes sigue siendo desfavorable, por lo que existe todavía una necesidad de nuevas opciones de tratamiento para ayudar a los pacientes con esta enfermedad mortal”. A esta idea la experta añadía que “estos resultados nos producen una gran satisfacción, ya que muestran que la combinación de ramucirumab y erlotinib retrasa significativamente la progresión de la enfermedad en este grupo de población”.

Cáncer de pulmón metastásico de células no microcíticas

El cáncer de pulmón es la principal causa de mortalidad por cáncer en España y es responsable de 22.121 fallecimientos cada año en nuestro país, según el Informe Cifras Cáncer de SEOM.  El cáncer de pulmón de células no microcíticas es mucho más común que otros tipos de cáncer de pulmón y supone del 80 al 85 por ciento de todos los casos de cáncer de pulmón.  El estadio IV del cáncer de pulmón de células no microcíticas es un tumor de muy difícil tratamiento y su pronóstico es desfavorable.

Cabe recordar que no existe cura para los pacientes con cáncer de pulmón metastásico. La enfermedad se asocia con bajas tasas de supervivencia y la progresión de la enfermedad por la generación de resistencias a los tratamientos sigue siendo un reto. Muchos pacientes reciben varias líneas de tratamiento y el régimen terapéutico prescrito en la primera línea de tratamiento puede impactar en las opciones en las  líneas de tratamiento posteriores. Los inhibidores de la tirosina quinasa (ITK) son actualmente la opción de tratamiento estándar para el cáncer de pulmón de células no pequeñas con mutación en EGFR. Erlotinib, el ITK incluido en el régimen de tratamiento del ensayo RELAY, está reconocido a nivel internacional como un estándar de tratamiento en este tipo de tumores de pulmón.