Redacción.- Una encuesta internacional, en la que han participado más de 8.500 personas, ha revelado que cerca de la mitad de los pacientes con obesidad abandona los regímenes de adelgazamiento después de transcurrido tan sólo un mes desde su inicio. Dicha encuesta, realizada en Reino Unido, Alemania, Italia, Francia y España, Taiwan y Hong Kong, Brasil y México, también ha revelado que los elementos principales por los que se abandonan las dietas de adelgazamiento son una rápida desmotivación, la fijación de metas inalcanzables, y la falta de voluntad, que se unen a otros obstáculos como el estrés, la falta de tiempo y el exceso de apetito para seguir de forma efectiva la dieta.

En este sentido, el doctor Basilio Moreno, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), afirma que "los pacientes con obesidad, necesitan más ayuda por parte de los profesionales médicos para superar los obstáculos y alcanzar la pérdida de peso que necesitan, ya que aunque la dieta es parte importante en un programa de pérdida de peso, que se debe complementar con el ejercicio físico, e incluso en ocasiones, estas medidas no son suficientes".

Por otra parte, los pacientes se suelen marcar una metas prácticamente inalcanzables,los europeos encuestados aspiraban a pérdidas superiores al 20 por ciento, llegando a considerar como positiva una bajada de peso del 40 por ciento entre los encuestados de Brasil y México. En este sentido, sin embargo, los expertos recuerdan que una bajada de peso más moderada, situada entre el 5 y el 10 por ciento del peso corporal, ayuda a reducir el riesgo de contraer patologías asociadas a la obesidad como hipertensión arterial, diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer e incluso el riesgo de muerte prematura.

Asimismo, según los programas internacionales para la prevención de la diabetes, la pérdida de un 5 por ciento de peso reduce las posibilidades de padecer diabetes tipo 2 en un 58 por ciento, mientras que una pérdida moderada de peso mejora de forma considerable los niveles de glucemia en sangre, la presión arterial y el colesterol.