E.P.- Un simple y rápido test, consistente en ver si la persona puede sonreír, levantar ambos brazos y decir una sola frase coherente, puede identificar a las personas que se encuentren en riesgo de infarto cerebral. Estas son las conclusiones de un nuevo estudio, desarrollado por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.) y presentado hoy en la 28 Conferencia Internacional sobre Infarto Cerebral que tiene lugar en Fénix, Arizona (EE.UU.).

El test, que lleva menos de un minuto, ha ayudado a los profesionales de la salud de varios hospitales de dicho país a identificar con precisión a pacientes en riesgo de infarto cerebral, un cuadro en el que la rapidez de detección de los síntomas es crucial para evitar procesos graves, e incluso, salvar la vida del pacientes.

Los pacientes con este tipo de cuadros, según los autores del nuevo test, suelen mostrar debilidad en los brazos (de ahí que a veces no puedan levantarlos o mantenerlos levantados), debilidad en los músculos faciales (les cuesta sonreír) y cierta incapacidad para repetir una frase sin errores o incoherencias.

En concreto, los auxiliares de las clínicas, consiguieron detectar a un 97 por ciento de pacientes con infarto cerebral que no podían levantar o mantener un rato los brazos en alto; a un 96 por ciento de pacientes que no mantenían coherencia en el lenguaje y a un 74 por ciento de pacientes que revelaban debilidad facial.

Los medicamentos destinados a deshacer los coágulos o trombos causantes de infartos, que a su vez pueden crear parálisis o discapacidad, deben administrarse con muy poco tiempo después de que se hayan presentado los primeros síntomas (en menos de tres horas) para que sean realmente eficaces.