La realidad virtual se ha vuelto una excelente alternativa para las personas que viven con alguna discapacidad como autismo, alzhéimer, párkinson o enfermedades como depresión, fobias y ansiedad.

Ya que a través de dispositivos especiales como gafas, cascos y sensores permite experimentar sensorialmente entornos artificiales, contribuyendo a derribar algunas limitaciones que pueden existir en el entorno de los pacientes.

Ventajas de la realidad virtual

Una de las ventajas indiscutible de la realidad virtual aplicada a la discapacidad está en el aspecto emocional, porque se pueden  experimentar ciertas sensaciones estimulando los sentidos y las habilidades generando nuevas sensaciones y emociones.

Avatares como herramienta para autismo

En el caso del trastorno del espectro autista que causa problemas en la interacción social y comunicación,  los avatares son sumamente expresivos y fueron diseñados para darse a entender a otros sin mayor problema.

La Dra. Michelle Lazcano Álvarez, docente de la Escuela de Administración y Negocios de CETYS Universidad Campus Mexicali, en México, menciona que esta importante herramienta significa una gran ventaja para las personas que padecen esta condición neurobiológica congénita, que afecta la comunicación, interacción, comportamiento y aprendizaje, ya que pueden comunicarse  a través de avatares.

Reconfiguración del cerebro con realidad virtual

De igual forma, indica que existen estudios en la Universidad de California, en Los Ángeles, que demuestran que la depresión y el alzhéimer pueden tratarse reconfigurando el cerebro con realidad virtual, pues las ondas Theta, el estado cerebral donde el aprendizaje y la retención sensorial se facilitan, pueden incluso ser más fuertes que en un entorno natural.

Las fobias y la ansiedad, añadió, también son tratadas con realidad virtual mediante la confrontación de la persona afectada a sus temores sin que exista una amenaza real, lo cual le permite manejar la respiración, el estrés y la incomodidad que experimenta. Esto también evita el aislamiento social e incentiva la memoria.

Chips cerebrales 

Añade que incluso para quienes por diversas razones no pueden caminar, viven con movilidad limitada o sufren padecimientos crónicos, como la enfermedad de párkinson, que es un tipo de trastorno del movimiento, los chips cerebrales pueden estimularse mediante impulsos eléctricos. Por supuesto, con análisis previos que determinen que el paciente es candidato para una intervención de esta naturaleza.

La Dra. Lazcano concluye diciendo que el acceso a estas aplicaciones aún no es posible física o económicamente para todos. Sin embargo, tal como en la película Avatar de James Cameron, la realidad virtual es una opción cada vez más cercana para personas que sufren discapacidad.