Eduardo Alonso, Madrid.-La Sociedad Española del Dolor (SED) apuesta por los centros de Atención Primaria como la primera etapa para el tratamiento del dolor crónico. Este es uno de los puntos fuertes del Plan Nacional del Dolor que esta sociedad científica ha presentado al Ministerio de Sanidad y que podría estar en marcha en un año, según manifestó el doctor Manuel Rodríguez, presidente de la SED, dentro del marco del VI Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Neuromodulación, que se celebra en Madrid hasta el próximo día 28 de junio.

El doctor Rodríguez explicó que el borrador de este Plan Nacional tiene como principales objetivos "el reconocimiento oficial de la existencia de las unidades del dolor, así como su institucionalización". Esta medida llevaría al establecimiento por ley del número de profesionales que deben componer una unidad del dolor en un centro hospitalario. Por otra parte, este proyecto también persigue la formación de médicos en Atención Primaria que atiendan en primera instancia a los pacientes con dolor crónico antes de que éstos sean derivados a las unidades del dolor en los centros hospitalarios.

La realización de un primer tratamiento del dolor crónico en los centros de Salud podría solventar hasta un 50 por ciento el problema de las listas de espera de las unidades del dolor y evitaría un mal tratamiento de la enfermedad. Según los últimos datos de la SED, actualmente estas unidades sólo tienen capacidad para atender a un 5 por ciento (de un total del 23 por ciento) de las personas que sufren dolores de forma crónica en España. Hoy en día existe un total de 94 unidades de tratamiento del dolor, aunque sólo un 12 por ciento tienen un carácter multidisciplinar.

El doctor Manuel Rodríguez se ha mostrado convencido de que "las autoridades no tienen ningún motivo por el cual rechazar el plan presentado". Así representantes de la SED y del Ministerio de Sanidad se reunirán en breve para discutir la aprobación y puesta en marcha de este borrador. Además el presidente de la SED espera que la aceptación del Ministerio de Sanidad obligue a su vez a las Comunidades Autónomas a la institucionalización y definición de las unidades del dolor. No obstante, el doctor Rodríguez reconoce que "el camino es largo" y que lograr estos objetivos será lento.

Avances en neuromodulación

Por otra parte, es de interés resaltar la celebración, hasta el próximo día 28 de junio, del VI Congreso Mundial de la Sociedad Internacional de Neuromodulación (INS), en Madrid. En este sentido, el doctor Enrique Reig, organizador de esta reunión, afirmó que España es uno de los países de referencia en este campo, aunque sólo unos 20 centros ofrecen esta opción terapéutica de forma habitual como tratamientos semanales o mensuales, mientras que una cantidad similar de centros lo hace de forma esporádica.

La neuromodulación consiste en la actuación contra el dolor directamente a través del sistema nervioso con la introducción de drogas como morfina por medio de catéteres en la médula, o bien por medio de estimulación eléctrica con electrodos en la médula que alivien el dolor. El doctor Reig explicó que se trata de una técnica muy sofisticada, pero en continuo progreso y que actualmente se está aplicando para el tratamiento de diferentes enfermedades como Parkinson o la epilepsia.

Dentro de este VI Congreso de la INS, la SED se acoge la VI Reunión Anual que en esta ocasión está dedicada a la lumbociatalgia crónica. El doctor Alberto Camba, secretario de la SED señaló, al respecto, que "el dolor lumbar se convierte en muchos casos en una enfermedad" y que es una de las principales causas de baja laboral y provoca un gran aumento de las listas de espera en Traumatología e, incluso, en las unidades del dolor. Según este especialista, si en sus inicios a finales de los años setenta estas unidades recibieron sobretodo pacientes oncológicos, actualmente entre un 60 y un 70 por ciento de los pacientes en estas unidades presentan problemas degenerativos de tipo vertebral.

Por ello, dada la trascendencia de esta dolencia, la SED ha convocado esta reunión que pretende poner al día la situación en España de su tratamiento desde el farmacológico hasta las técnicas de radiofrecuencia y neuromodulación, sin olvidar que la prevalencia actual del dolor lumbar es en España de alrededor del 14 por ciento.