Como resultado del protocolo de cirugía bariátrica en Pediatría a través de la técnica conocida como manga gástrica, implementado en el Hospital Infantil de México “Dr. Federico Gómez” (HIMFG), 10 adolescentes de 12 seleccionados han perdido 40 kilogramos en promedio cada uno, lo cual les permitió eliminar el riesgo de fallecer por complicaciones causadas por la obesidad mórbida que padecían.

En conferencia de prensa, el director General del Hospital Infantil y coordinador del grupo de cirugía, Jaime Nieto Zermeño, junto con el equipo de especialistas, expusieron los detalles de este protocolo único en el país dirigido a la población adolescente que padece obesidad mórbida. Sus resultados, indicaron, han permitido aumentar de entre 20 y 30 años la esperanza de vida, debido a que este padecimiento suele acortarla un promedio de 49 años.

El doctor Nieto Zermeño destacó que con esta intervención también se ha logrado revertir la diabetes mellitus tipo 2, en tres de sus pacientes diagnosticados con esta enfermedad, quienes han dejado de consumir los medicamentos que les prescribían para controlarla.

Se refirió a los resultados favorables a través de la técnica conocida como manga gástrica, la cual ha demostrado que reduce casi en su totalidad la ingesta de alimento de manera compulsiva. Con otros métodos no quirúrgicos, solo se obtiene el tres por ciento de mejoría en los pacientes.

Nieto Zermeño dejó en claro que, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, solo se pueden operar a los adolescentes que participen en un protocolo de investigación rígido y científico, por lo que este procedimiento no está abierto a la población en general.

En su oportunidad, la Jefa del Departamento de Alergias e Inmunología del HIMFG, Blanca del Río Navarro, explicó que en este protocolo participaron quienes presentan problemas metabólicos, con un índice de masa corporal mayor a 35 Kg/m2 con comorbilidades graves y que han fracasado en bajar de peso por los métodos convencionales como dietas, la activación física y orientación psicológica.

Para acceder a esta intervención quirúrgica, los candidatos se sometieron por año y medio a una serie de evaluaciones desde psicológicas, físicas y redes de apoyo, para ser admitidos.

En materia nutricional, la doctora adscrita al Servicio de Nutrición, Betzabé Salgado, informó sobre los métodos educativos para que los pacientes reciban una alimentación adecuada, explicó que no se impone un plan estricto de alimentación, los pacientes eligen qué hábito van a cambiar y lo trabajan junto con el apoyo psicológico que se extiende a las familias, ya que en algunos casos el ambiente familiar era un factor de la enfermedad.

El médico adscrito al Departamento de Endocrinología, Mario Molina, presentó las enfermedades que afectan a los jóvenes con obesidad mórbida y no reciben atención como son la ateroesclerosis, dislipidemia e hipertensión arterial, hablando de endocrinología se encuentra la resistencia a la insulina, hipotiroidismo subclínico y pubertad temprana. Mientras que en la Salud Mental abunda la depresión y baja autoestima, y pueden presentar reflujo gastroesofágico, hígado graso y alteraciones en la flora intestinal.

El manejo integral de la obesidad mórbida logra disminuir de peso sin presentar problemas nutricionales posteriores, se mejora la calidad de vida y reduce el riesgo de complicaciones por comorbilidades  causadas por enfermedades crónicas degenerativas.

Como testimoniales asistieron Óscar Reyes, hoy de 21 años de edad, quien cuatro años atrás ingresó al servicio de urgencia de este hospital con un diagnóstico de coma diabético y un edema cerebral, con un peso de 145 kilos y diabetes mellitus tipo 2, por lo que recibía medicamento para controlarse. Por su parte, Diana Sánchez, de 18 años de edad, quien fue aceptada en el protocolo debido a que tenía 104 kilogramos. Hoy, su peso es de 62. (Ambos al centro de la fotografía).