En 2010 aproximadamente el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) era considerado una limitante médica para realizar procedimientos quirúrgicos ya que los doctores pensaban que al no tener un sistema inmune completamente funcional los pacientes eran propensos a morir por cualquier infección antes o después de la terapia antirretroviral.

En la actualidad y después de diversos estudios clínicos se ha determinado que los pacientes seropositivos son ahora más longevos y recuperan sustancialmente la función inmunológica por lo cual el VIH no debe ser una determinante para considerar cirugías en los pacientes que así lo requieran.

En México ya se han realizado tres procedimientos de trasplante renal a un paciente con VIH y Enfermedad Renal Crónica en el Instituto Mexicano del Seguro Social, esta vez en el estado de Yucatán en la Unidad Médica de Alta Especialidad Lic. Ignacio Téllez. El primero de ellos ser realizó hace seis años en Monterrey, el segundo hace cuatro meses en el Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

La cirugía estuvo a cargo del doctor Jorge Martínez Ulloa, jefe de la UMAE, quien contó con dos equipos multidisciplinarios de médicos, personal de enfermería y técnico, que de manera simultánea efectuaron la cirugía de extracción y el implante del riñón, que fue donado por su hermana.

Destacó que gracias a los medicamentos retrovirales que adquiere el Seguro Social es posible controlar el rechazo del órgano y no aumentar el estado de inmunosupresión que tiene el paciente con VIH y que predispone a una infección por lo cual el derechohabiente se encontraba en buenas condiciones de salud, se verificó que mantuviera un estricto apego a su tratamiento, con el apoyo del médico infectólogo previo al trasplante.

El jefe de la Unidad explicó que el protocolo quirúrgico tuvo una variación debido a que se reforzaron las medidas dentro del quirófano para garantizar mayor seguridad al paciente y al personal, por ejemplo, se utilizaron  guantes de mayor grosor y lentes para evitar cualquier tipo de contaminación.

La especialista en nefrología fue el doctor Mario Burgos Soto quien indicó que el paciente evoluciona favorablemente sin complicaciones y con la medicación adecuada para evitar el rechazo del órgano así como el virus.

Ambos especialistas del IMSS destacaron la buena recuperación del paciente, pues a un par de semanas del trasplante disminuyó la anemia, mejoró el color de piel y  la cantidad de líquido que tiene el cuerpo; dijeron sentirse orgullosos y agradecidos con el Instituto por apoyarlos para realizar este novedoso procedimiento, que tiene como objetivo ayudar a recuperar la calidad y esperanza de vida a pacientes con VIH.

Estudios han revelado que sólo el 0.1 por ciento de los pacientes seropositivos operados corren riesgo de muerte por asuntos relacionados con el virus.