Expertos en gestión sanitaria han reclamado planes estratégicos para gestionar crisis sanitarias. Además, han analizado la situación actual de la pandemia, han puesto en común experiencias de la gestión desde la perspectiva del aprendizaje y han evaluado propuestas futuras durante la 1ª Jornada Precongresual del 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria. En esta edición el título ha sido COVID-19: Oportunidad y Gestión, y se ha celebrado en el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada.

En el encuentro se ha puesto de manifiesto la importancia del aumento del número de profesionales en las Organizaciones Sanitarias y su formación específica, el refuerzo de la Atención Primaria y la Salud Pública y contar con planes estratégicos de crisis, como herramientas clave en la gestión de una pandemia como la ocasionada por el Covid-19.

Planes estratégicos para gestionar crisis sanitarias

El Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga fue la ‘zona cero’ en Andalucía durante la primera ola. Yolanda Lupiáñez Pérez, directora de Planificación estratégica y Procesos, ha analizado la gestión realizada en marzo de  2020. “Para abordar la pandemia se desarrolló un plan estratégico basado en el control de la variabilidad del Proceso 6M: Material, Maquinaria, Metodología, Mano de obra, Medio externo y Medición. Dada la premura con la que el Hospital recibió el pico asistencial de pacientes COVID-19, hubo que transformarlo muy rápidamente pues estaba ocupado por el resto de pacientes”.

“Se contaba con muy pocas camas libres, la escasa capacidad de extractores de ARN y reactivos y la falta de material que se tuvo de forma generalizada; se consiguió dar respuesta sin colapsarse estableciendo un plan de acción riguroso en todas las áreas mencionadas, destacando el trabajo extraordinario que hicieron los profesionales por el amor a su Hospital y a sus pacientes”, ha dicho.

Gestión hospitalaria

Por su parte, Mª Ángeles García Rescalvo, presidenta de la 1ª Jornada Precongresual, ha presentado las acciones llevadas a cabo por el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada, del que es directora gerente y que tuvo en las fechas del 31 de marzo -en hospitalización y urgencias- y del 4 de abril -en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)-, la máxima sobrecarga.

Según ha comentado, el plan de contingencia giró en torno al aumento de la capacidad de camas, la disposición de camas y respiradores privados, la creación de espacios para la atención de pacientes COVID-19, como la Feria de Muestras de Armilla, la medicalización de hoteles, la intervención de residencias y la coordinación entre Atención Hospitalaria y Primaria. “La pandemia ha puesto de manifiesto que el sistema posee importantes fortalezas, como la capacidad de adaptación de las Urgencias y las UCI, así como de los circuitos”, ha dicho la directora gerente de Las Nieves.

“Hemos aprendido que, en el marco de la Cultura del ‘no hacer’, la telemedicina puede aportar muchísimo, que se puede evitar la exposición intrahospital, que hay que reforzar los lazos entre Atención Primaria y Hospitalaria y contar con una arquitectura hospitalaria cambiante”.

Plan de elasticidad de los hospitales

También ha intervenido en la jornada José Soto, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y director gerente del Hospital Clínico San Carlos. Según ha recordado, en la primera ola “en Madrid fue fundamental la adaptación de zonas en los hospitales para disposición de camas COVID-19, la incorporación de profesionales sanitarios de diferentes especialidades médicas a la atención a pacientes contagiados, la creación de un programa específico de gestión de materiales, el apoyo psicológico a pacientes, familiares y profesionales y el concepto de un hospital único en la Comunidad”.

En las olas sucesivas, según ha indicado José Soto, ha sido “fundamental el plan de elasticidad de los hospitales a la espera de siguientes olas de la pandemia, lo que ha permitido una mejor y más eficiente gestión de la crisis sanitaria en la segunda y tercera ola”.

Contratación de personal

En su intervención, Pilar Bartolomé, directora general de Personal de la Consejería de Salud y Familias del Servicio Andaluz de Salud de la Junta de Andalucía, ha comentado que “la inversión en sanidad alcanza el 7 por ciento del PIB andaluz, una cota histórica”. La pandemia ha requerido una mayor inversión en sanidad desde todas las perspectivas. En este punto, ha resaltado la inversión en profesionales de las Organizaciones Sanitarias, no solo a corto plazo. Por ejemplo, en Andalucía, “los contratos realizados en diciembre de 2020 suponen más de 4.000 más respecto a las 12.000 contrataciones de personal de refuerzo en los momentos más críticos de la primera ola de la pandemia”.

Se han reforzado los Servicios de Epidemiología, Medicina Preventiva y Salud Laboral. En este ámbito, según Pilar Bartolomé, “se ha realizado un refuerzo importante de profesionales de salud laboral y medicina del trabajo, enfermería del trabajo, técnicos de seguridad, técnicos de higiene y técnicos de ergonomía y psicosociología”.

Tecnologías de la Información y la Comunicación

Otras áreas en las que se está haciendo un esfuerzo importante al respecto, son el ámbito académico, la investigación y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). “Los principales proyectos de la estrategia para avanzar en la transformación de los diferentes sistemas digitales de salud, a través de desarrollos y proyectos de las tecnologías de la información y las comunicaciones son ‘ClicSalud+’, ‘Gestor de Informes’ y el ‘Módulo de Datos Básicos de Salud’. Tratan, además, de reforzar el desarrollo del teletrabajo y hacer posible la conciliación de la vida laboral y familiar, así como romper barreras y expandir la información y la formación”, ha señalado Pilar Bartolomé.