Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad Martín Lutero de Halle-Wittenberg (Alemania), con el que se intentaba determinar la influencia de la hiponatremia (cuando el nivel de sodio en la sangre está demasiado bajo) en el síndrome cardiorrenal (SCR), ha llegado a la conclusión paralela de que los diabéticos con SCR presentan altos índices de insulina, por lo que sería recomendable “una estrategia de minimización” en su administración. Y es que padecer diabetes es una de las causas con mayor impacto en esta patología, tanto que el 65,7% de los pacientes ingresados por SCR son diabéticos, una alta prevalencia a la que se une una alta mortalidad transcurrido un año.

Publicado en BMC Nephrology, el trabajo parte del hecho de que la hiponatremia se asocia con un peor resultado del paciente en insuficiencia cardíaca, pero que en el síndrome cardiorrenal no está claro su papel pronóstico. Al final los investigadores señalan que, “como resultado principal, este estudio confirma el alto número de muertes entre los pacientes con SCR con y sin hiponatremia al ingreso”, y es que la diabetes se muestra como el factor más determinante.

Uno de los aspectos sobre los que llaman la atención es que “el estudio actual mostró que la dosis de insulina diaria acumulada media por peso corporal fue más alta de lo esperado, lo que sugiere una resistencia a la insulina o, alternativamente, una sobredosis de insulina”. Por ello, y “dado el papel prohipoglucémico de la disfunción renal, se justifica una estrategia de minimización de insulina en el SCR”.

Mayor concienciación

De paso, confían en que “el hallazgo de una prevalencia muy alta de diabetes mellitus entre todos los pacientes con SCR puede aumentar la conciencia sobre el SCR cuando se ha establecido el diagnóstico de diabetes mellitus”. En el estudio se incluyeron 262 pacientes con SCR, de los cuales el 34,4% presentaban hiponatremia. La prevalencia de diabetes, por su parte, fue alta (65,7%) y no se relacionó con la concentración sérica de sodio al ingreso.

“Hasta ahora, éste es el primer estudio que muestra una prevalencia de diabetes de más del 65% en pacientes con SCR hospitalizados”, resaltan los investigadores, que también ponen el foco sobre que “no hubo relación entre la hiperglucemia y la hiponatremia en pacientes con SCR”. El hallazgo de un aumento excesivo de la mortalidad a un año de estos pacientes “está en consonancia” con estudios anteriores, por lo que, teniendo en cuenta que las hospitalizaciones por SCR “aumentaron considerablemente hasta en un 17% en los departamentos de Medicina Interna en los últimos años, es de suma importancia mejorar el resultado general de los pacientes” con esta patología.

La prevalencia de diabetes mellitus al ingreso (en la mayoría de los casos de tipo 2) fue igualmente alta en pacientes con síndrome cardiorrenal con hiponatremia (66,7%) que en pacientes con SCR sin hiponatremia (65,7%), mientras que la incidencia en la población de base de la región de referencia hospitalaria fue del 12%. También se incide en que la proporción de diabetes insulinodependiente, el porcentaje de pacientes que presentan una hipoglucemia sintomática al ingreso y, en su caso, la dosis diaria acumulada de insulina “no fueron diferentes entre los pacientes con SCR con y sin hiponatremia”.

Importantes secuelas

Con respecto a la diabetes mellitus en el SCR, el estudio recuerda que “las secuelas vasculares relacionadas con la diabetes pueden traducirse en disfunción cardíaca y renal en términos de un SCR de tipo 5”. Asimismo, los pacientes con insuficiencia cardíaca que además son diabéticos tienen una mayor prevalencia de enfermedad renal crónica que los que no tienen diabetes.

En cuanto a la nefro y cardioprotección para pacientes diabéticos demostrada tanto por los miméticos de incretinas como por los inhibidores del cotransportador-2 de sodio-glucosa (SGLT2), al menos los medicamentos del primer grupo “podrían usarse como una alternativa a la insulina en pacientes con SCR con diabetes tipo 2 y sin necesidad de terapia de reemplazo renal”. En el SCR agudo, por su parte, se deben considerar los iSGLT2 cuando la función renal se haya recuperado por completo. Esta clase de fármacos, se subraya, “ha mostrado un beneficio pronóstico incluso en pacientes con insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida (IC-FER) sin diabetes mellitus”.

Los investigadores concluyen que “los ensayos clínicos aleatorizados pueden ayudar a identificar nuevos enfoques de tratamiento y/o evaluar el efecto de los existentes para el SCR con y sin diabetes mellitus”. Junto a ello, “la atención ambulatoria individualizada del paciente debe centrarse en la euvolemia como objetivo terapéutico”, considerándose “cruciales” un uso cuidadoso de diuréticos y un adecuado control de la diabetes.