Reforzar el sistema inmunitario frente a los rebrotes COVID-19 es una de las recomendaciones de los expertos de diversas instituciones sanitarias. La pandemia por el SARS-CoV-2, que ha vivido su primera ‘ola del tsunami’ en marzo, siempre ha tenido casos activos hasta la actualidad. Durante el verano han aumentado los contagios de una forma preocupante y seguirá habiendo restricciones “hasta que haya una vacuna”. Es la expectativa de Vicente Soriano, médico especialista en enfermedades infecciosas y profesor del Máster de Bioética de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

“El sistema sanitario está preparado, y la población está tomando medidas de distanciamiento social, usa mascarillas e hidrogel. En consecuencia, la capacidad de contagio había caído en picado antes del verano”, ha dicho este experto. El problema ha sido que en verano se ha producido un gran desplazamiento de gente, junto con las reuniones familiares y sociales.

Una medida efectiva para controlar la pandemia, en su opinión, es la realización de las pruebas diagnósticas. En los casos positivos, al momento, deben ponerse en marcha los mecanismos para diagnosticar al resto de contactos de la persona contagiada.

“Ahora la mortalidad es bajísima, nada tiene que ver con lo ocurrido en marzo”, ha señalado Vicente Soriano. Asimismo, ha recordado que la población se está inmunizando, ya que la inmunidad de rebaño “es una realidad”. De todas formas, “es muy complicado que se pueda alcanzar la protección completa en 2021”, entre otros motivos, porque algunas personas “no se pondrían las vacunas disponibles”, ha dicho, en referencia a las reticencias de muchas personas para vacunarse.

Reforzar el sistema inmunitario

Para afrontar este aumento de los rebrotes, especialmente durante el otoño, la Sociedad Internacional de Inmunonutrición ha recomendado mantener una dieta basada en antioxidantes para reforzar el sistema inmune. El consejo de esta entidad es una dieta rica y equilibrada, con especial atención a las frutas y las verduras. La idea es aumentar la ingesta de antioxidantes y nutrientes asociados para aumentar las defensas.

Los expertos de la Sociedad Internacional de Inmunonutrición han recomendado cuidar de forma especial a la población más vulnerable, como los mayores o las personas con patologías crónicas. En estos casos, es recomendable aumentar la ingesta de ciertos micronutrientes a través de suplementos, y también vitaminas E, C y D.

El organismo internacional ha indicado que estos micronutrientes pueden mejorar la inmunidad específica, encargada de generar más anticuerpos. Ha recordado también que todavía no hay estudios científicos que analicen la protección de estas medidas nutricionales frente a la COVID-19.

Respuesta inmunitaria frente al virus

Por su parte, la Sociedad Española de Inmunología (SEI) ha calculado que cerca del 85% de los pacientes COVID-19 cursan asintomáticos o con cuadros leves. Además, y según sus previsiones, el grado de inmunización en la población española frente al coronavirus es baja, por lo que ha recomendado mantener las medidas de higiene y distanciamiento social.

Marcos López Hoyos, presidente de la SEI, ha comentado que “conocer la respuesta inmunitaria frente al virus es esencial para el manejo de la pandemia y la toma de decisiones”. También es necesario para la investigación en nuevas terapias y diseño de vacunas.

En este sentido, Isabel Cortegano, investigadora del Área de Inmunología del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (CNM-ISCIII), ha destacado que la inmunología es “fundamental en el diseño de las diferentes vacunas que se están investigando, así como en los análisis epidemiológicos de la pandemia”. Es necesario estudiar “el funcionamiento del sistema inmunitario frente a la infección y analizar los mecanismos patogénicos que pueden causar el virus”.

Entre otros muchos aspectos, los investigadores centran su atención en la respuesta inmunitaria de algunas personas frente a la infección por SARS-CoV-2. La ‘tormenta de citoquinas’ es una respuesta exagerada y descontrolada del sistema inmunitario ante un agente patógeno peligroso que puede causar daños en determinados órganos.