Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Los jóvenes con trastorno obsesivo compulsivo (TOC) que tienen síntomas relacionados con la duda-verificación y la obsesión necesitan una evaluación cuidadosa para detectar síntomas de pánico y ansiedad generalizada. Es una de las conclusiones del estudio ‘Obsessive-compulsive symptoms and their links to depression and anxiety in clinic- and community-based pediatric samples: A network analysis’, publicado en Journal of Affective Disorders. Según los autores, aquellos que no responden al tratamiento estándar del TOC pueden beneficiarse de las intervenciones dirigidas al pánico y la ansiedad generalizada.

Participación española

El autor principal de este estudio ha sido Matti Cervin, de la Universidad de Lund (Suecia). También ha participado en este proyecto Luisa Lázaro, del Hospital Clínic de Barcelona e investigadora del IDIBAPS y CIBERSAM.

Asimismo, han firmado el artículo Agustín Martínez-González, de la Universidad de Alicante; José Piqueras, de la Universidad Miguel Hernández de Elche; Tíscar Rodríguez-Jiménez, de la Universidad Católica de Murcia, y Antonio Godoy, de la Universidad de Málaga.

Síntomas habituales

La depresión y la ansiedad son síntomas habituales en los niños con TOC. Están asociados con un trastorno obsesivo compulsivo más grave, mayor deterioro y peores resultados del tratamiento.

Se han hecho estudios de gemelos que muestran que los factores genéticos contribuyen a la alta incidencia; sin embargo, no hay muchas investigaciones que examinen de qué forma el TOC, la depresión y la ansiedad se relacionan en la juventud. Los estudios existentes a menudo no tienen en cuenta la heterogeneidad del TOC y la ansiedad, según los investigadores.

Ansiedad y depresión

Para la elaboración de este trabajo se han analizado los datos de jóvenes de diferentes países diagnosticados con TOC (n total = 419) y en muestras de jóvenes de la comunidad reclutadas por la escuela (n total = 2.991).

Los resultados iniciales han coincidido con otros trabajos anteriores que muestran que la gravedad de los síntomas relacionados con la obsesión es un dato destacado para vincular el TOC con la depresión en jóvenes con este trastorno. En este caso, los síntomas del TOC se han vinculado a dimensiones específicas de ansiedad, principalmente, pánico y ansiedad.

Los resultados de este trabajo se han repetido en tres muestras comunitarias separadas de Chile, Italia y España, con diferentes medidas de ansiedad y depresión. Se han analizado datos transversales que han excluido la inferencia causal. Se han utilizado medidas de autoinforme.

Conclusiones

Los jóvenes con TOC y síntomas relacionados con la duda-verificación y la obsesión necesitan una evaluación especial para detectar síntomas de pánico y ansiedad generalizada. En todo caso, los autores han indicado que es necesario realizar más investigación para confirmar que los pacientes que no responden al tratamiento estándar del TOC pueden beneficiarse de las intervenciones dirigidas al pánico y la ansiedad generalizada.